Liberan a joven que robó 5 cubitos de crema del Seven Eleven

7 de cada 10 presos por robo famélico (que robaron comida con un costo de 50 pesos o menos) fueron detenidos la CDMX.

Hoy fue puesto en libertad Tairo Duque Tamez, un joven diagnosticado con bipolaridad que a mediados de mayo robó cinco cubitos de crema para café de un Seven Eleven, en CDMX. El implicado fue detenido el 17 de mayo bajo el cargo de “robo con agravio” y fue puesto en libertad hasta esta semana.

Duque Tamez estuvo recluido en el Centro Varonil de Rehabilitación Psicosocial (Cevarepsi), en Xochimilco, por más de un mes.

Tairo Duque con la legisladora Rebeca Peralta

El valor de la mercancía que robó Tairo Duque Tamez fue de 7 pesos con 50 centavos, según el peritaje (porque sí, hubo peritaje), ya que no se sabía a ciencia cierta el costo de la mercancía extraída de la tienda, pues estos productos se ofrecen de forma gratuita al cliente que compra café.

La empresa Alto México, representante legal de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio (ANTAD), es el organismo encargado de castigar la ola de robos hormiga que se dan en tiendas de este tipo. La ANTAD defiende su postura de imponer castigos ejemplares a quienes saqueen sus tiendas ya que, según estimados de la misma, en 2014 enfrentaron una pérdida de 13 millones de pesos a causa del robo hormiga.

Walmart es la tienda del ANTAD que más reporta estos delitos

De acuerdo con datos de la Subsecretaría del Sistema Penitenciario, los abogados de la ANTAD son quienes han llevado a cabo las acusaciones y el proceso penal condenatorio en el 90% de las denuncias por robo famélico en México.

Según la vicepresidenta de la Comisión de Reclusorios de la ALDF, Rebeca Peralta, muchas de las tiendas que forman parte de la ANTAD tienen como modus operandi incluir algún agravante en su denuncia. Si a la sustracción de mercancía se le añade el robo con violencia o en pandilla, el delito pasa de ser una falta a un delito grave y su procesamiento no solo se acelera, sino que concluye en la mayoría de los casos en una condena inmediata.

Un caso similar fue el de Érick Nájar Montaño, un joven con discapacidad intelectual que robó una Coca-Cola y dos manzanas de un Soriana, y pasó 30 días en reclusión sin que se respetara el Código de Procedimientos Penales de CDMX, que establece que las personas con discapacidad mental acreditada deben ser puestas inmediatamente en libertad.

En la consignación de personas que cometen delitos de este tipo tiene que valorarse el estado psicológico del implicado. Y, por supuesto, también debe tomarse en cuenta otro factor clave: el estado de pobreza en el que se encuentran. De acuerdo con el Índice Global de Impunidad, México es el segundo país con mayor tasa de impunidad a nivel mundial; pero es evidente que no son quienes roban por hambre el mayor problema del sistema de justicia de nuestro país.

Según cifras del diario La razón, 7 de cada 10 presos por robo famélico (que robaron comida con un costo de 50 pesos o menos) en CDMX fueron detenidos. Hasta ahora hay 7 mil personas presas en el país condenadas por este delito. De estos, el 74% de los consignados son mujeres.

Esta situación ni siquiera está contemplada en el Código Penal; no hay un procedimiento específico para el robo famélico, este es simplemente tipificado como robo y, como las personas que lo cometen no están sujetos ni siquiera al pago de una fianza, son procesados y puestos tras las rejas con una condena que va hasta los 10 años de cárcel.