Supuesto coche autónomo de Virginia era conducido por hombre disfrazado de asiento

Durante una semana un coche autónomo fue la sensación en Arlington, Virginia. Transeúntes y blogs de tecnología enloquecieron con él por sus habilidades insospechadas, pero, como tantas cosas de la vida, resultó ser un fraude: el coche no era autónomo; era conducido por un tipo disfrazado de asiento. 

A decir de los conocedores, el automóvil era más que sospechoso, pero se dejaron llevar: el coche autónomo era hábil y no tenía ningún sensor visible que indicara que era autónomo. Apenas un luz roja parpadeaba de vez en cuando.

El coche tampoco contaba con un sistema Lidar. La inmensa mayoría de los coches autónomos que se prueban en distintos lugares del mundo usan ese sistema que crea imágenes 3-D, como el video de “House of Cards” de Radiohead.

Además de no contar con un sistema Lidar, como los autos autónomos de de Tesla y Uber, este coche no contaba con ningún humano al volante. Todas las compañías que prueban autónomos ponen a un humano detrás del volante para no provocar un accidente por si todo sale mal; y para no espantar a otros conductores y transeúntes cuando ven al auto pasar. (Vía: The Guardian)

Aunque las señales estaban a la vista, expertos y advenedizos se dejaron llevar suponiendo que era un formidable autónomo del Virginia Tech y hasta ahora se ha hecho saber que todo el tiempo hubo un hombre detrás del volante disfrazado de asiento.

Al menos en algo sí tuvo razón la gente: el automóvil en efecto estaba relacionado con el Tecnológico de Virginia. Según declaró más tarde gente relacionada a la universidad, todo el bulo fue una investigación para saber cómo respondía la gente ante un coche autónomo no tripulado. (Vía: The Guardian)

Eso sí, lectores mexicanos, no se vayan con la finta: si ven un coche en México sin conductor, no es un autónomo del Poli o la UNAM; es un accidente a punto de ocurrir.