Se levantó la prohibición para militares transgénero en EEUU

Un estudio de la Rand Corporation, calcula que de 1.3 millones de miembros activos de la milicia, 2 500 son transgénero y no pueden expresar su sexualidad con libertad.

Ash Carter, el secretario de Defensa de EEUU, levantó la prohibición que tenían las personas transgénero para poder prestar el servicio militar. 

En el anuncio emitido desde el Pentágono, Carter presentó una estrategia para ir implementando su proyecto a lo largo de un año.

“Nuestra misión es defender a la patria y no deben existir barreras ajenas a las calificaciones de la persona que nos impidan reclutar o retener a ese soldado, ese marinero, ese piloto, o a ese marine que mejor pueda cumplir con la misión” afirmó Ash Carter (Vía El Universal)

Los primeros cambios a la legislación se reflejarán en octubre y tendrán que ver con que las personas transgénero puedan empezar a recibir atención médica para asistirlos en procesos como la hormonización y también se iniciará el proceso del cambio oficial de los datos de identidad en las listas del personal del Pentágono.

Según el nuevo procedimiento, la persona transgénero que desee incorporarse a las fuerzas armadas deberá cumplir con una serie de requisitos que contemplen que se ha apegado al género con el que se identifica por lo menos 18 meses. Además, según el comunicado del Secretario, se conformará un programa de información a todos los rangos de la milicia sobre este cambio.

Desde julio de 2016, el Secretario de Defensa se había comprometido a derogar la prohibición para que las fuerzas armadas estadounidenses pudieran estar conformadas por las personas que de verdad buscaban servir a su país sin importar su preferencia ni identificación sexual.

La iniciativa de Carter es sólo una parte de la renovación que se busca darle a la milicia en EEUU. El año pasado le fue permitido a las mujeres adscribirse a cualquier cuerpo de combate que desearan y se nombró al primer secretario de la armada homosexual de la historia.

Carter juzgó discriminatoria la medida que descartaba a las personas transgénero del servicio militar y calificó a las fuerzas armadas de “fuera de tiempo”.

La iniciativa no sale de la nada, miles de personas transgénero ya estaban dentro del servicio militar pero eran obligadas a relegar su identidad sexual para evitar ser despedidos.

De hecho, un estudio de la Rand Corporation, calcula que de 1.3 millones de miembros activos de la milicia, 2500 son transgénero.

Diarios como The New York Times documentan un caso, el de Sage Fox de 43 años, quien poco después de que le revelara a las mujeres de su unidad que era transgénero, fue suspendida del trabajo en activo desde 2013 a la fecha.

El secretario Carter tuvo que enfrentar resistencia de otros grupos que consideraban que la exclusión de los transgénero ponía en peligro la efectividad de los cuerpos militares en combate. Carter comprobó la falsedad de este argumento con la ayuda del instituto de investigación Palm Center que declaró que no hay efectos negativos por incluir a gays, lesbianas y personas transgénero en la milicia.

Después de todo, indicó Carter, la asignación de un trabajo debería basarse en el mérito y no en la sexualidad.