Se disparan nuevamente los incendios en el Amazonas

Temen que se convierta en una situación tan destructiva como la del 2019
(Imagen: Greenpeace)

Los incendios en el bosque tropical del Amazonas en Brasil crecieron un 28% en julio respecto al mismo mes del año pasado, informó la agencia EFE. Sumado a esto, existe la amenaza de que estos siniestros se expandirán en los próximos meses.

Imágenes de satélite detectaron en julio 6 mil 803 focos del incendio. En julio del 2019 se registraron 5 mil 318, refiere el Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE) de Brasil.

EFE precisa que el 30 de julio se contabilizaron mil siete focos en la selva. Esta cifra sería la más grande para el mes en los últimos 15 años, informó Greenpeace. La misma organización señaló que existe una tendencia al alza de incendios este 2020.

Ante la situación, ambientalistas temen que se repita la tragedia que se vio el año pasado en el mayor bosque selvático del planeta.

Estos incendios han continuado pese a medidas del gobierno de Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, para combatir la situación. Al mismo tiempo, esta reacción de Bolsonaro derivó de presión internacional por los siniestros que se vieron en 2019.

Bolsonaro, deforestación y reacción internacional

La agencia de noticias explica que en buena medida estos incendios son provocados por la deforestación. Este tipo de situaciones ocurren en áreas que previamente fueron deforestadas.

Greenpeace acusa al gobierno de Bolsonaro de ser responsable de la pérdida del territorio selvático, pues en los últimos dos años se ha registrado un aumento a la tala de estas tierras.

En los últimos meses, Bolsonaro ha tratado de moderar su imagen respecto al medio ambiente ante el riesgo de un rechazo internacional, explica EFE.

Incendio del Amazonas en 2019. (Imagen: Reuters)

En ese sentido, el gobierno brasileño de comprometió a buscar maneras para contener la destrucción del bosque tropical. Sin embargo, estas han sido tachadas de “mediáticas” por ambientalistas, es decir, que solo quieren calmar las aguas ante los ojos de inversionistas.

Estas acusaciones contra el gobierno de Bolsonaro se deben a que se protege la selva solo en fechas precisas y no ocurre a lo largo del año. Las medidas de Brasil, dicen los ambientalistas, son insuficientes. A esto se suma el hecho de que el titular de Medio Ambiente de Brasil sugirió relajar las reglas ambientales mientras la atención mediática se centra en la pandemia del coronavirus.