Ganadores del Nobel de la Paz por luchar contra violencia sexual

Este viernes, la activista Nadia Murad y el ginecólogo Denis Mukwege ganaron el Premio Nobel de la Paz 2018 por sus luchas contra la violencia sexual. Mukwege es un ginecólogo que ayuda a víctimas de violencia sexual en la República Democrática del Congo. Murad es una activista de derechos humanos yazidí y sobreviviente del Estado Islámico.

“El Comité Nobel Noruego ha decidido otorgar el Premio Nobel de la Paz de 2018 a Denis Mukwege y Nadia Murad por sus esfuerzos para terminar con el uso de la violencia sexual como un arma de guerra y conflictos armados”, dijo Berit Reiss-Andersen, presidenta del Comité. “Ambos han hecho contribuciones cruciales para enfocar la atención y combatir estos crímenes de guerra“.

Condenan a Arnault, el ‘Weinstein sueco’, por violación

Reiss-Andersen destacó que ambos han dedicado su vida a visibilizar la violencia sexual en contextos de guerra para que los perpetradores puedan ser castigados. Denis Mukwege, médico congolés, ha dedicado su vida adulta a ayudar a víctimas de abusos y violaciones en ese país:

“Desde que el hospital Panzi en Bukavu fue fundado en 2008, el doctor Mukwege y su equipo han atendido a cientos de víctimas de estos ataques. La mayoría han ocurrido en el contexto de una larga guerra civil que ha costado las vidas de más de seis millones de congoleños. Mukwege es el símbolo unificador de la lucha para terminar con la violencia sexual en la guerra y conflictos armados“.

La activista Nadia Murad fue víctima de crímenes de guerra. A lo largo de su vida, se rehusó a obedecer las reglas que obligan a las mujeres a permanecer calladas respecto al abuso sexual:

“Nadia Murad ha mostrado valentía al hablar de sus propias experiencias, así como las de otras víctimas. Es miembro de la minoría yazidí en el norte de Irak, donde vivía con su familia en la villa remota de Kojo. En agosto de 2014, el Estado Islámico (ISIS) lanzó un ataque sistemático y brutal sobre los pueblos de la región de Sinjar, dirigidos a exterminar a la población yazidí.

[…] Nadia Murad es solo una de cerca de 3 mil niñas y mujeres yazidíes que fueron sometidas a violaciones y otros abusos por ISIS. Los abusos eran sistemáticos y parte de una estrategia militar: servían como arma en la lucha contra los yazidíes y otras minorías religiosas

Después de una pesadilla de tres meses, Nadia Murad logró escapar. Después decidió hablar abiertamente sobre lo que vivió. Y en 2016, a la edad de 23, fue nombrada la primera embajadora de buena voluntad por la dignidad de sobrevivientes de tráfico humano”, señaló Reiss-Andersen.

En respuesta a una de las preguntas por parte de periodistas, Reiss-Andersen explicó que a través del Premio Nobel de la Paz otorgado a Denis Mukwege y Nadia Murad buscan enviar un mensaje: Las mujeres, que constituyen la mitad de la población en la mayoría de las comunidades, son usadas como armas de guerra. Ellas necesitan protección y los perpetradores deben ser perseguidos y enfrentar las consecuencias de sus acciones.

De acuerdo con Reforma, los premios son nueve millones de coronas suecas (1.02 millones de dólares) y serán entregados el 10 de diciembre, aniversario luctuoso del fundador, Alfred Nobel.

Por: Redacción PA.