¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Perrita queda ciega debido al estrés causado por fuegos artificiales

La dueña de la perra reveló que su mascota se quedó ciega ya que sus ojos "casi se salen" durante un espectáculo de fuegos artificiales.
(Imagen: Facebook)

Una perrita, llamada Suzy, que vive en la ciudad de Kilmanrock con su dueña, perdió la vista por la angustia y el estrés que le provocaron las explosiones de los fuegos artificiales.

También te recomendamos: Llevó a su perro a una clínica de humanos

Margaret Adams, de 85 años, dijo que Suzy, una labrador, experimenta una angustia extrema cuando comienza la temporada de fuegos artificiales cada año. La mujer explicó cómo una noche de Guy Fawkes se volvió trágica cuando Suzy comenzó a “escalar las paredes” y a “esconderse en rincones oscuros”.

Suzy antes del incidente (Imagen: Facebook)

La Noche de Guy Fawkes o Bonfire Night, también conocida como la Noche de los Fuegos Artificiales, es una celebración qué, como lo indica su nombre, se usa pirotecnia para conmemorar el fracaso del atentado contra el palacio de Westminster, que tuvo lugar en 5 de noviembre de 1605.

Adams explicó:

“Estábamos sentados y mirando televisión cuando alguien comenzó a soltar fuegos artificiales. Siempre se estresa mucho cuando comienzan y trató de escalar las paredes y entrar en un rincón oscuro. No noté nada hasta el día siguiente cuando sus ojos se veían diferentes. Así que la llevé al veterinario y en realidad se había metido una lente en el ojo. Tuvieron que quitarle la lente del ojo y ahora tiene glaucoma en ambos ojos. No puede ver nada.”

Según Adams, la perrita fue un regalo de su hija tras la muerte de su marido, por lo que desde el principio había sido “un pilar” de apoyo para ella.

(Imagen: Facebook)

Margaret está apoyando la campaña para prohibir los fuegos artificiales del público y limitarlos a exhibiciones organizadas. “Incluso los veteranos de guerra están sufriendo. Estos fuegos artificiales son bombas de luz que estallan. Los pobres veteranos, les hace recordar todo lo que vivieron. No son sólo son los animales.”

Este caso se une al de Molly, una perrita que sufrió un infarto tras la explosión de fuegos artificiales en el condado de South Yorkshire. Su dueña compartió su historia en Facebook, buscando también que se prohíban los fuegos artificiales.

Con información de Unilad.