¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Promueven pastillas para ‘contrarrestar’ pastillas abortivas

En Estados Unidos promueven pastillas para contrarrestar el aborto
En Estados Unidos promueven pastillas para revertir el aborto

Spoiler alert: son falsas.

En Estados Unidos, un tercio de los abortos son médicamente inducidos mediante dos pastillas: mifepristona y luego, cuarenta y ocho horas después, misoprostol. Las pastillas se toman en conjunto, pues la mifepristona bloquea la provisión de progesterona y el misoprostol genera contracciones en el útero.

También te puede interesar: Ojalá me hubieran abortado: Crónica de una película pro-vida

Sin embargo, un doctor pro-vida en Estados Unidos llamado George Delgado, ha “inventado” una pastilla que, de tomarse después de la mifepristona, puede revertir el aborto y lograr que el embarazo llegue a término. La pastilla anti-abortiva contiene una cantidad desconocida de progesterona.

Ahora bien, hay varias fallas en el funcionamiento de la pastilla anti-abortiva. Por ejemplo, ésta sólo “funciona” después de tomar mifepristona. Pero, es necesario mencionar, que la mifepristona casi nunca funciona por sí misma. Por lo tanto, no se estaría contrarrestando el aborto, sino que se estaría deteniendo el tratamiento establecido.

George Delgado publicó un primer artículo al respecto en 2012 en el que sostenía que había experimentado con seis mujeres, cuatro de las cuales continuaron con su embarazo. Sin embargo, no se sabe a largo plazo el daño que el exceso de progesterona pueda causar en el bebé. (Vía: Vox)

A su vez, tampoco se debería de recomendar un tratamiento nacional basado en cuatro casos de “éxito”. Pero sí ha pasado. Arkansas aprobó una ley en 2015 en la que los médicos estaban obligados a decirle a las pacientes que “los abortos pueden ser revertidos”. Ahora al menos cinco estados del país obligan a los médicos a compartir esta información, el último fue Dakota del Norte en 2019.

La asociación médica estadounidense considera estas leyes “falsas y poco éticas”. La asociación también ha comenzado una demanda a Dakota del Norte por “obligar a los doctores a afirmar que los abortos pueden ser reversibles, lo que es contrario a la ciencia“. A su vez, esta ley estaría transmitiendo ideas gubernamentales que son falsas o engañosas. (Vía: The Guardian)

En 2018, George Delgado publicó un nuevo artículo en el que daba progesterona a 547 pacientes. En este caso, el 48% de las pacientes continuó con su embarazo. Sin embargo, hay dos problemas con este estudio: por un lado, no queda claro si se avisó a las mujeres que era un experimento, por lo que habría experimentado con 547 mujeres sin su consentimiento. Por otro lado, el estudio no se publicó en una revista de medicina, sino en una revista pro-vida conocida por no verificar la información.

Delgado, además, utilizaba el nombre de la Universidad de San Diego (USD) para validar sus resultados hasta que la universidad emitió un comunicado desligándose de los estudios de Delgado. USD afirmó que Delgado nunca fue miembro de su planilla, sino que era meramente un voluntario.