México y Estados Unidos acuerdan reducir tráfico de armas y drogas

Ambas naciones sugirieron apegarse al acuerdo para construir países más seguros
México y EE.UU. acuerdan reducir tráfico de armas y drogas. (Imagen: The New Times)

México y Estados Unidos acuerdan reducir el tráfico de armas y drogas. Ambas naciones firmaron un programa binacional para trabajar en conjunto.

Te recomendamos leer: La violencia con armas en EE.UU., ¿problema de salud mental o de acceso a armas?

De acuerdo con información de RT, el gobierno de México y el de Estados Unidos acordaron un programa binacional para frenar el tráfico de armas y drogas entre ambos países.

México y EE.UU. acuerdan reducir tráfico de armas y drogas. (Imagen: Por Esto)

Este acuerdo fue anunciado por el Gobierno de México, quien lo consideró como un ‘éxito’ tras la reunión que sostuvo con el fiscal general de Estados Unidos, William Bar. Comentaron que dicho programa busca reducir el tráfico de armas y drogas.

Además de eso, la Secretaria de Relaciones Exteriores de México comentó a través de un comunicado que en la reunión se analizó el poder implementar operativos con medios tecnológicos no intrusivos en la frontera.

México y EE.UU. acuerdan reducir tráfico de armas y drogas. (Imagen: El Sol de Yakima)

Esto, luego de que el gobierno mexicano le pidiera al de Donald Trump un mayor control del tráfico de armas, pues se estimó que cada año entran ilegalmente más de 200 mil armas provenientes de Estados Unidos que terminan siendo usadas por las organizaciones criminales.

Señalaron que entre 2011 y 2016, siete de cada diez armas recuperadas en escenas del crimen en México rastreadas por la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de fuego y Explosivos (ATF) provenían de Estados Unidos.

A parte de las armas, la Cancillería mexicana comentó que se abordó el tema de las drogas y puntualizó que ambos países están interesados en combatir este problema de salud y adicciones. En especial, el tema del fentanilo, que según la DEA, ha registrado que los cárteles de droga mexicanos fabrican cantidades masivas para después distribuirlas principalmente en EE.UU.