El alumno la denunció ante las autoridades y ahora es investigada

Maestra, abuso, hijo, 13 años, pederastia, abuso sexual, sexo, inglés, clases de inglés

Imagen: Especial

Una profesora de inglés de 35 años es ahora investigada por las autoridades en una ciudad italiana luego que tuviera un hijo y las pruebas genéticas realizadas arrojaran que el padre no es su marido, sino un adolescente de 13 años al que le daba clases.

La Fiscalía de la ciudad italiana de Prato es ahora la que está investigando este caso, pues el joven denunció que la mujer lo forzaba a tener relaciones sexuales con ella.

El caso comenzó a finales de 2017. La mujer es en enfermera, pero también daba clases particulares de inglés. Un matrimonio amigo se le acercó para pedir ayuda, dado que el joven en cuestión estaba enfrentando serias dificultades con el inglés en la escuela.

Maestra abusó y tuvo un hijo con alumno de 13 años
Prato, Italia. Imagen: Wikimedia Commons

No se sospechó nada nunca y cuando un año después la mujer tuvo un hijo, se creía que era de su marido, pero las cosas finalmente escalaron.

Los padres del menor notaron que este se comportaba extraño desde meses anteriores, así que después de verlo a momentos inquieto y nervioso le preguntaron insistentemente. Finalmente el adolescente explicó lo que la maestra lo forzaba a hacer cuando estaban solos en su casa para las clases.

Ella también le habría informado al menor que el bebé que nació en otoño de 2018 no era de su marido, sino de él.

La familia decidió denunciar tras la confesión.

Por primera vez condenan a cura pederasta en CDMX

Ahora, la Fiscalía de Prato lleva la investigación por delitos de “actos sexules con menores”. Fue entonces cuando el bebé fue sometido a pruebas genéticas que arrojaron que el menor es el padre. Además, el lunes pasado se presentó ante las autoridades para rendir su versión de los hechos. Por su parte, el marido de la maestra reconoció al bebé como su hijo.

De ser hallada culpable, podría enfrentar entre tres y seis años de prisión. Sin embargo, las autoridades aún indagan los hechos y tratan de reconstruir qué fue lo que pasó.

En el caso de Italia, cuando se cometen actos sexuales con menores de 14 años, las penas pueden ser de entre cinco y diez años de cárcel. La condena puede subir si se trata de un caso en el que el que cometió el abuso es un padre o docente, como ocurrió en esta ocasión.

Vía Infobae