Los siete países más poderosos vs el calentamiento global

Los países que integran el G7 ratificaron respetar y promover el Acuerdo de París contra el calentamiento global.

Los países que integran el G7 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y una representación de la Unión Europea) ratificaron respetar y promover el Acuerdo de París contra el calentamiento global, firmado por 170 países el pasado 22 de abril. Tras mantener una reunión en la ciudad japonesa de Toyama, se tomaron ésta y otra resoluciones.

La ministra japonesa de Medio Ambiente, Tamayo Marukawa, que presidió la reunión, destacó en conferencia de prensa que las acciones del G7 enviarán un mensaje al resto de las naciones para que tomen medidas similares (vía Noticias MVS).

Este encuentro en Japón es parte de las preparaciones para la cumbre G7, que se celebrará los próximos 26 y 27 de mayo en el parque nacional Ise-Shima. Como parte de los nuevos acuerdos, el G7 asumió el liderazgo en temas de protección medioambiental. Por ello, los siete países buscarán promocionar un uso eficiente de recursos, reducir el desperdicio de comida y promover campañas de reciclaje masivo.

Sin embargo, el camino hacia la Cumbre no ha sido de calma y concordia totales. Este sábado Estados Unidos lanzó un advertencia contra el gobierno de Japón por sus políticas económicas internacionales.

Japón y Estados Unidos discrepan sobre la política del tipo de cambio, debido a que Washington sostiene que Tokio no tiene una justificación para intervenir en el mercado para frenar las alzas del yen, dado que la cotización de la moneda sigue siendo “ordenada” (vía El Financiero).

Las disputas sobre las políticas económicas entre los países más poderosos del mundo son relevantes para determinar los planes de protección ecológica. Se prevé que, para lograr un acuerdo funcional, el G7 promoverá una combinación de estrategias fiscales, monetarias y económicas con miras a cumplir el Acuerdo de París. No obstante, será responsabilidad de cada país encontrar la mejor manera de atender prioridades globales sin desatender sus políticas internas.