¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Torturan a supuesto ladrón con un tatuaje en la frente

Adolescente tatuado en Brasil como castigo.

“Soy un ladrón y un perdedor.” Eso dice el tatuaje que este chico lleva ahora en la frente. En Brasil, un presunto ladrón fue tatuado en la cara por dos sujetos.

El chico de 17 años fue capturado supuestamente mientras robaba una bicicleta y de ahí uno de sus captores procedió a tatuarlo mientras el otro inmovilizaba al chico.

Sin embargo, tomar la justicia en tus propias tintas no es buen negocio: ambos malhechores fueron, a su vez, capturados, esta vez por la policía. Mientras ellos alegan haber encontrado al supuesto ladrón infraganti, el adolescente brasileño dice que se encontraba muy borracho y sólo tropezó sobre la bicicleta. (Vía: Excélsior)

Aunque el tatuador y su compañero hubieran tenido razón, eso no los facultaba para dejar en un supuesto maleante un tatuaje atroz. Ahora deben enfrentar cargos por tortura y lesiones. La prueba del crimen es el video que los mismos agresores grabaron y subieron a internet. A la acusación de tortura, que es considerado un delito grave en Brasil, podría añadirse el delito de coerción además de la humillación de un adolescente.

Por su parte el chico en la frente deberá llevar una muy desagradable marca. El gobierno mismo está asesorando a la familia del joven. Por su parte, amigos de la víctima iniciaron una campaña en la que ya se han juntado 20 mil reales (más de 100 mil pesos mexicanos) para retirar de forma quirúrgica, por medio de rayo láser, el tatuaje de este chico. (Vía: El Universal)

Por supuesto, todo este tremendo incidente se ha prestado para hablar de cómo casi toda Latinoamérica padece policías corruptas e ineficaces que, al no hacer su trabajo, orillan a la gente a demostrar su descontento social de formas nulamente sanas.

Da igual que este chico haya robado o no una bicicleta; el tatuaje no está lejos de los linchamientos populares donde, solamente pasado el enojo y cometido un crimen, se descubre que el sujeto era inocente.