Líderes independentistas catalanes van a cárcel sin derecho a fianza por ‘sedición’

Carmen Lamela, juez de la Audiencia Nacional española, ha dictaminado órdenes de aprehensión contra Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, líderes de Òmnium y la Asociación Nacional Catalana, dos de las principales organizaciones que apoyan la independencia catalana. (vía: La Jornada)

Se les persigue por el delito de sedición, después de haber intentado para el Operación Anubis, que el 20 y 21 de septiembre se dedicó a intentar parar el referéndum independentista para la separación de Cataluña de España, que se llevó a cabo el primero de octubre, y fue considerado como ilegal e inválido por el gobierno central español, así como por su Jefe de Estado, el rey Felipe VI.

La juez considera que insitaron a la violencia al llamar a protestar afuera de las dependencias públicas y los consideró responsables de las agresiones y del encierro forzado de los miembros de las fuerzas policiales, aunque sabemos que la Guardia Civil ese día se dedicó a catear y retirar los materiales con los que se intentaba llevar a cabo la votación para una eventual independencia el primero de octubre con uso total de la fuerza. (vía: El Confidencial)

Ante su encarcelamiento, los catalanes se han reunido en la Plaza Sant Jaume de Barcelona, donde se encuentran la sede de la Generalitat para protestar por los que consideran como presos políticos. Asimismo, el jefe de los Mossos d’Escuadra, policía catalana, fue puesto en libertad condicional y sin derecho a fianza, lo que contrasta con la determinación de no dejar en libertad a los dos Jordis. (vía: Excélsior)

El rumbo de la independencia catalana parece marcada por una clara determinación de no permanecer unidos a España, aunque también por una necesidad de seguir por un rumbo pacífico, a pesar de que las decisiones desde Madrid se han encargado de buscar reprimir todo intento de independencia con bases en un marco legal que, ciertamente, jamás dejará a una de las comunidades autónomas de España separarse.

Mientras tanto, el gobierno español le pidió claridad al Generalitat y a Piugdemont sobre si se declararon independientes o no y Mariano Rajoy les dio una “segunda oportunidad” para aclarar y rectificar si alguien, por alguna razón, había declarado la independencia de Cataluña. (vía: El País)

Por su parte, Piugdemont parece aceptar los términos (el abnegado que espera que algún día su bully cambie) y plantea emprender el diálogo contra un gobierno que ha amenazado con quitarle la independencia a la comunidad, además de declarar todo intento de separación ilegal.