Hope Hicks: Nueva directora de comunicaciones interina de la Casa Blanca

Hope Hicks, licenciada en literatura inglesa de 27 años, ha sido nombrada como la directora de Comunicación interina de la Casa Blanca, luego de que Anthony Scaramucci fuera despedido hace dos semanas, después de que diera una entrevista en la que atacó a todos sus compañeros de trabajo.

Hicks ha servido como secretaria de prensa y vocera para Trump desde que iniciara su campaña en junio de 2015; si bien nunca dio entrevistas ni salía a cámara, ella fue la encargada de “controlar” los escándalos que una y otra vez amenazaron con terminar la esperanza (bueno, el horror) presidencial de Trump. (Vía: Washington Post)

Hicks, quien había sido modelo y actriz y no tenía ninguna experiencia en política, comenzó su carrera como una asistente dentro de la firma de Relaciones Públicas Hiltzik Stretegies, cuando Ivanka Trump buscó expandir su línea barata de ropa. Después de eso, se quedó en la firma de los Trump.

Según el perfil que le escribió GQ en julio de 2016, la carrera de Hicks pasó de ser una asistente a jefa de prensa a partir de que comenzara a vestirse como la hija del ahora presidente (sí, si a usted le da asco la idea, querido lector, es que algo todavía funciona bien con usted). (Vía: Daily Caller)

En ese mismo perfil, Olivia Nuzzi relata cómo Hicks soportó cientos de acosos e intimidaciones (todos narrados por los mismos acosadores como si fueran chistes): desde Trump hablando de ella con Nuzzi sobre sus”facultades”, hasta su jefe inmediato al comienzo de la campaña, Sam Nunberg, haciendo una comparación… nada favorable:

Dentro del cerrado círculo de mercenarios “machos alfa”, Nunberg podía sentir su incomodidad. Un hombre alto y corpulento, de pelo negro peinado hacia atrás, Nunberg le regaló a Hicks un libro: Running for Office (Postularse a una elección). Apodó a su nueva amiga “Hopesicle” y rápidamente le tomó cariño. “Ella era muy linda, porque siempre estaba ansiosa por todo esto”, me dijo mientras le daba un sorbo a un té helado tailandés en un restaurante del Lado Oeste Norte de Manhattan. “Bromée con ella una vez, diciéndole algo así como ‘Tú eres mi Peggy y yo soy tu Don Draper’.” (Vía: GQ)

Después del despido de Scaramucci, de las tiradas abiertamente racistas de Trump después del fin de semana en Charlottesville, de la investigación sobre la colusión con Rusia y la impopularidad creciente del presidente, definitivamente el trabajo de Hope Hicks es uno que nadie le envidia.