Hombre antivacunas mata a su hijo y luego se suicida

El incidente se dio en medio de una batalla legal por la custodia del menor y discusiones con su exesposa respecto a las vacunas
(Imagen: Michael Balam/Cuartoscuro)

Stephen O’Loughlin, un hombre que recientemente se convirtió en antivacunas, mató a su hijo Pierce y luego se suicidó dentro de su apartamento en San Francisco, Estados Unidos. Este incidente se dio en medio de una batalla legal por la custodia del menor y discusiones con su exesposa, Lesley Hu, respecto a las vacunas y la atención médica.

Las autoridades encontraron este miércoles el cadáver del hombre de 49 años y de su hijo al interior del departamento con heridas de bala, informaron medios locales.

Según los primeros informes, O´Loughlin era vicepresidente de una firma de inversiones y desde 2012 era miembro de un “grupo de autoayuda de la nuera era”. También, fue descrito como una persona antivacunas con una enfermedad psiquiátrica. Debido a esto, se sospecha que el hombre antivacunas mató a su hijo y luego se suicidó tras dar su consentimiento para inmunizar a Pierce un día antes de su muerte.

(Imagen: Twitter)

La postura de O´Loughlin sobre las vacunas había “adquirido un tono de culto”: Hu

De acuerdo con los registros policiales, Lesley Hu informó en septiembre pasado que O´Loughlin estaba convencido de que el gobierno estadounidense quería controlar mentalmente a la población. Todo ello, derivado de su afiliación al grupo de autoayuda del que era miembro desde 2012.

Por su parte, la abogada de Hu, Lorie Nachlis, aseguró que el exesposo de su clienta sufría de una enfermedad mental que no atendió. Dicha enfermedad, provocaba que O’Loughlin fuera paranoico sobre el uso de las vacunas y estaba obsesionado con la salud de su hijo Pierce.

Respecto a esto, Hu afirmó que “la postura (de O’Loughlin) sobre las vacunas había adquirido un tono de culto”.

De hecho, el padre se negó a que el menor fuera vacunado a temprana edad. Lo anterior, argumentando que Pierce había sufrido efectos secundarios graves después de que le suministraron inyecciones cuando era bebé. Entre los efectos que O´Loughlin señalaba estaban el vómito y la pérdida importante de peso.

Hu aseguró que la obsesión del padre llegó a tal punto que filmaba la respiración de Pierce varias veces al día. Esto, “para documentar la congestión nasal”.

ANUNCIO