Padre e hijo viajan a Mongolia para desonectarse del celular

Mejoraron sus lazos familiares durante un mes en que no tuvieron acceso a Wi-Fi
(Imagen: Troy Media)

Un padre y su hijo de 18 años emprendieron un viaje de un mes entero a Mongolia para estrechar lazos familiares y vivir por un tiempo alejados de las redes sociales.

Te recomendamos leer: Adolescente apuñaló a sus padres porque le quitaron el celular

Jamie Clarke y su hijo Khobe viven en el suroeste de Canadá y tienen una vida convencional en la que los teléfonos ya forman parte del escenario de la casa: en las comidas, en ratos de ocio y en muchos otros momentos que en teoría deberían de ser dedicados a la interacción familiar y no a estar pegados a la pantalla de un celular. 

Jamie Clarke y su hijo Khobe Clarke (Imagen: LAD Bible)

Para darle algunas lecciones sobre el mundo real, Jamie convenció a su hijo de viajar en motocicleta a Mongolia por todo un mes. Khobe rechazó la idea en un primer momento, pero finalmente aceptó y se adentró a un mundo que casi no conocía: su padre, el silencio, vivir sin esperar la estimulación de redes sociales y muchas cosas más.

Jamie es montañista y excursionista de toda la vida, por lo que un viaje de este tipo no es nada nuevo, pero para su hijo fue un poco más complicado.

Durante la travesía, no tuvieron acceso a Wi-Fi ni se permitieron subir ninguna clase de contenido a redes sociales. En lugar de eso, prefirieron algo mucho más básico, pero más sustancioso: la convivencia.

Padre e hijo viajaron juntos durante un mes entero (Imagen: BBC)

Jamie encontró en su hijo a un hombre más maduro de lo que pensaba y Khobe encontró en su padre a un amigo y un ser jovial que no había reconocido hasta entonces. Tuvieron conversaciones enteras cada noche sin ninguna clase de interrupción.

Aunque el hijo experimentó ansiedad por no tener acceso sus redes sociales preferidas para saber qué pasaba con sus amigos, su idea sobre el uso de la tecnología cambió y se hizo más consciente del control que habría de tener sobre ella.

“Estoy tratando de cambiar mis hábitos cuando estoy con un grupo de personas y se supone que es tiempo de interacción social, no de que todos estén con su teléfono” dijo Khobe a la BBC.

“Está pasando ahora mismo y me lo estoy perdiendo” (Imagen: Giphy)

A partir de la intervención de las pantallas de celulares en nuestra vida, se han hecho comunes algunos problemas sociales y psicológicos que antes no existían. Algunos de ellos son:

  • Huérfanos digitales: hijos de padres adictos al uso del celular y expuestos a ello desde edad muy temprana.
  • Fear of Missing Out (FOMO): que por sus siglas en inglés significa “Miedo a perderse de algo” con relación a no estar conectados a redes sociales y saber qué está pasando.

La adolescencia es una etapa usualmente marcada por la ansiedad y la depresión. El uso excesivo de redes sociales, además de alejar a los miembros de la familia, puede fomentar estos estados. (Vía: FAROS Hospital Sant Joan de Déu)

Con información de: BBC

Publicidad