Harvey Weinstein se entrega a la policía… y queda libre bajo fianza

Esta mañana, Harvey Weinstein se entregó a la policía de forma voluntaria. El productor está acusado, formalmente, de violar a una mujer y de obligar a otra a hacerle sexo oral. Sin embargo, son más de 70 las mujeres que han revelado haber sido abusadas por él.

Weinstein llegó a Nueva York en un vuelo privado durante la noche del jueves. El viernes, poco después de las siete de la mañana, se entregó a las autoridades en la comisaría de Tribeca. Después de completar la ficha policial, Weinstein salió esposado y sonriente rumbo a Manhattan, donde rendirá su declaración frente al juez Kevin McGrath.

Harvey Weinstein está en libertad, pero deberá entregar su pasaporte, portar un brazalete electrónico en todo momento y pagar una fianza de 10 millones de dólares.

“Hoy, en el Primer Precinto del Departamento de Policía de Nueva York, Harvey Weinstein fue arrestado, procesado y acusado de violación, actos sexuales criminales, abuso sexual y conducta sexual inapropiada por incidentes que implican a dos mujeres distintas.

La NYPD agradece a estas valientes sobrevivientes por salir a la luz y buscar justicia. El arresto y los subsiguientes cargos son resultado de una investigación conjunta entre la NYPD y la Oficina Fiscal del Distrito de Manhattan.

Información adicional se dará a conocer en cuanto esté disponible”.

Con Weinstein en custodia, inicia el proceso criminal contra quien fuera una de las figuras más respetadas en Hollywood, quien usó su influencia y poder para acosar y abusar sexualmente de decenas de mujeres (entre quienes se encuentran Rose McGowan, Gwyneth Paltrow, Asia Argento, Salma Hayek y Lupita N’yongo) y, bajo amenazas de destruir su carrera, obligarlas a permanecer calladas.

“Te tenemos, Harvey Weinstein, te tenemos”.

También puedes leer: Asia Argento pronostica ante todo Cannes que, como Weinstein, todos los abusadores van a caer

Tarana Burke, la creadora de #MeToo, señaló que la detención de Harvey Weinstein ‘permitirá que la conversación pase de la opinión pública a los tribunales’. Las acciones de Weinstein dejaron de ser un ‘escándalo’ para ser consideradas lo que siempre fueron: crímenes.