En Grecia encuentran restos femeninos en un monasterio de que sólo era para hombres

El monasterio San Pantokrato es considerado el mayor lugar del mundo donde la presencia de mujeres está vedada
Monasterio San Pantokrato (Imagen: La Razón de México)

En Grecia, huesos femeninos fueron descubiertos bajo una capilla en el antiguo monasterio San Pantokrato, en el Monte Athos, territorio protegido por la UNESCO y mundialmente conocido por prohibir la entrada a mujeres e incluso a animales hembras, con excepción de las gatas.

Te recomendamos leer: En Tultepec encontraron la primera trampa de mamut en el mundo

El monasterio San Pantokrato, cuya fundación se remonta al siglo X, es considerado el mayor lugar del mundo donde la presencia de mujeres está prohibida. Sin embargo, un misterio se ha desatado a partir del hallazgo de restos óseos femeninos en su interior, bajo la capilla de San Anastacio.

Phaidon Hadjiantoniou, restaurador arquitecto, fue quien encontró los restos mientas trabajaba en la conservación de la capilla.

Laura Wynn-Antikas, antropóloga estadounidense fue la encargada de analizar los huesos, pertenecientes a al menos siete personas. Se basó en la morfología para determinar que eran de mujeres.

“Nunca sabes lo que vas a encontrar (…) Los huesos no mienten. Te dirán cómo vivió una persona, y quizás también incluso cómo murió” detalló Wynn-Antikas a The Guardian

Los huesos fueron encontrados por Phaidon Hadjiantoniou, restaurador arquitecto (Imagen: antrophistoria)

Según deducciones de los investigadores, este entierro fue secundario, es decir que los restos fueron trasladados a la capilla desde su tumba original, significando una pérdida valiosa de información para la antropóloga, pero también comenta que estas personas tendrían que ser lo suficientemente importantes como para colocarlas ahí.

Las muestras encontradas fueron transportadas al Centro de Investigación de Demokritos de Grecia, donde serán sometidas a una datación de carbono para determinar la fecha de muerte.

Con información de: RT y The Guardian

ANUNCIO