Ginecólogo inseminó a cientos de mujeres con su esperma en EE.UU

El médico de 104 años de edad, inseminó a cientos de mujeres a lo largo de 40 años
(Imagen: Twitter/@umichOGPS)

El ginecólogo Philip Peven, de 104 años de edad, inseminó a cientos de mujeres con su propio esperma a lo largo de sus 40 años de carrera en Detroit, Estados Unidos.

El médico reconocido por haber traído al mundo a alrededor de 9 mil bebés durante su amplia trayectoria, muchas veces realizó las inseminaciones sin el consentimiento de las pacientes.

Esto se supo porque muchas de las personas que nacieron como producto de las inseminaciones recientemente descubrieron que sus padres biológicos no eran quienes ellos pensaban porque los adoptivos tampoco supieron que el ginecólogo usara su propio esperma en los procedimientos.

Jaime Hall, una de las personas en esta situación, compartió con el medio The Sun, que Philip Peven, de 104 años de edad reconoció su paternidad ante ella. Además, aceptó que desechó muchísimas muestras de donantes que a su parecer no estaban probadas e inseminó a sus pacientes con esperma fresco, suyo o de alguno de los médicos de la clínica donde laboraba.

(Imagen: Twitter)

La mujer también señaló que gracias a las pruebas de ADN notó la compatibilidad genética que tiene con al menos otras 5 personas. De igual forma, descubrió que su padre biológico no era un amigo de su familia, como ella había creído.

Tras rastrear sus orígenes genéticos logró dar con Philip Peven.

“Todos nacimos en el mismo hospital. Todos nuestros certificados de nacimiento muestran al doctor Peven como nuestro obstetra, no como nuestro padre”, indicó.

Del mismo modo, su hermana se sometió a una prueba y descubrió que su padre biológico es un médico que trabajaba en la misma clínica de fertilidad.

No se siente engañada y agradece la oportunidad de estar viva

Hall destacó que aunque muchas personas se sienten engañadas, pero ella no lo ve así. La mujer expresó que está feliz y agradecida por el hecho de estar viva.

Finalmente, manifestó que no encuentra nada negativo en el hecho de que el ginecólogo inseminó a cientos de mujeres con su propio esperma. Esto porque las pacientes acudieron a él con la esperanza de tener un hijo.

Publicidad