¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Doctor de clínica de fertilidad usaba su propio esperma en pacientes sin su consentimiento

Se ha confirmado ser padre de 49 niños
Médico utilizaba su propio semen para inseminar

Jan Karbaat, un médico holandés de fertilidad ha sido acusado de utilizar su propio esperma para inseminar a sus pacientes sin su consentimiento, se ha confirmado ser el padre biológico de 49 niños.

Karbaat tenía además 22 hijos de varias parejas sentimentales.

Médico utilizaba su propio semen para inseminar

Exámenes de ADN han confirmado que Jan Karbaat, quién murió hace dos años inseminó a diferentes mujeres sin su consentimiento en una clínica in Bijdorp, cerca de Róterdam.

El caso fue tomado por el abogado Tim Beuters, quién representó a los 49 niños. Al confirmar lo anterior, admitieron sentirse aliviados al poner fin a la incertidumbre y pode cerrar este tormentoso ciclo.

“Después de 11 puedo continuar con mi vida, estoy feliz de por fin tener claridad.” dijo Joey, uno de los niños

En 2017, Karbaat fue llevado a la corte por un caso similar, fue acusado por un grupo de hijos de donantes y sus padres por sospechas referentes a esto. El caso involucraba a un niño que físicamente se parecía al médico.

Jaan Karbaat tuvo 49 hijos al utilizar su propio esperma para inseminar mujeres sin su consentimiento

Después de su muerte en abril del 2017, cuando él tenía 89 años de edad, sus objetos fueron incautados.

Medios holandeses informaron que posterior a las acusaciones de 2017, los jueces determinaron que se podrían realizar pruebas de ADN pero que estas quedarían selladas en espera de más casos judiciales. Los análisis han sido efectuados en el hospital Canisius Wilhemina, de Nimega.

En febrero de este año, el Tribunal de Distrito de Rotterdam determinó que finalmente los resultados de las pruebas podrían ser reveladas.

De acuerdo con la firma legal Rex Advocate, los resultados confirmaron que Karbaat había utilizado su propio semen para inseminar a mujeres sin su consentimiento.

Su clínica cerró en 2009, posterior a acusaciones haber falsificado datos, análisis y haber superado el número permitido de seis niños por donante.

A partir de ahora tendrán que decidir si reclaman una indemnización a la familia de Karbaat por los gastos que les ha ocasionado el proceso. Tal vez también por los daños emocionales sufridos. Para algunas familias ha sido muy duro, porque Karbaat no solo vulneró la ética profesional. (Vía: El País)