La familia que sobrevivió al Holocausto confinada en cuevas

Esther Stermer, su esposo e hijos y otras cinco familias judías pasaron 511 días escondidos en cuevas para evitar ser enviados a campos de concentración.
Esther Stermer y su familia. (Imagen: Saul Stermer)

En 1941, el ejército de Hitler acorraló a los judíos que vivían en Ucrania. Una mujer llamada Esther Stermer ayudó a salvar a los suyos y a otras cinco familias judías de ser enviados a campos de concentración y asesinados: huyeron a cuevas subterráneas cercanas, en las que pasaron 511 días de confinamiento.

También te recomendamos: Médicos en Alemania se desnudan para protestar por falta de equipo de protección

Esther Stermer vivía en Korolivka, Ucrania, con su esposo Zaida y sus seis hijos. Cuando los alemanes empezaron a registrar casa por casa, ella y su familia tomaron la decisión de huir y refugiarse en cuevas de la zona de Korolowka junto con otras familias judías, en octubre de 1942. Las familias no estaban preparadas para pasar tanto tiempo en confinamiento sin agua ni comida, por lo que debían salir de noche para buscar provisiones.

Esther Stermer y su familia. (Imagen: Saul Stermer)

Esther fue una de las encargadas de acondicionar baños, camas e incluso regaderas dentro de las cuevas, además de planear salidas y otras formas de escape en caso de ser descubiertos por el ejército alemán.

Como relató Sam Stermer, hijo de Esther, a ABCesto ocurrió después de unos meses, cuando una patrulla de alemanes descubrió la cueva donde se escondían. Así, Esther les dijo:

“Ya nos encontraron, ¿ahora qué? ¿Creen que el Führer va a perder la guerra porque estamos escondidos aquí?”.

Los alemanes intentaron aprehenderlos, pero Esther Stermer ya había aprovechado la oscuridad y la estrechez de las cuevas y tenía un plan en caso de que fueran descubiertos y lograron escapar y encontrar refugio en otras cuevas. No fue sino hasta 1944 cuando el ejército ruso liberó Ucrania y las familias pudieron salir de su escondite, tras 511 días.

Esther Stermer escribió el libro We Fight to Survive (Luchamos para sobrevivir), en donde relata el tiempo que pasaron refugiándose para salvar sus vidas. 70 años después de la ocupación alemana, el documental No Place on Earth recogió la historia de Stermer y su familia.

Estábamos felices de sobrevivir“, dijo Sam Sterner. “Después la vida se volvió normal y eso es todo. Tratamos de seguir adelante. Tratamos de sobrevivir después de la guerra”.