Elon Musk presuntamente mostró sus genitales a empleada de SpaceX y le ofreció un caballo

Un informe cita un acuerdo de 250 mil dólares para comprar el silencio de la víctima y evitar una denuncia de acoso sexual.
Foto: Especial

SpaceX, la empresa aeroespacial del hombre más rico del mundo, es decir, Elon Musk, habría pagado 250 mil dólares a una empleada de la compañía para comprar su silencio y evitar una demanda por conducta sexual inapropiada por parte del magnate en 2018.

De acuerdo con una investigación de Insider, que supuestamente ha tenido acceso a documentos confidenciales y ha entrevistado a una amiga cercana de la víctima, en 2016 Musk mostró “su pene erecto” a una de sus empleadas en su jet privado durante una sesión de masaje.

Ese día el multimillonaria le habría pedido a la mujer, motivada por SpaceX para obtener una licencia como masajista y dar masajes a Musk, para que fuera a su habitación “para un masaje de cuerpo completo”. Musk estaba completamente desnudo excepto por una sábana que cubría la mitad inferior de su cuerpo, relató la amiga de la víctima.

“Expuso sus genitales” y luego “la tocó y le ofreció comprarle un caballo si ‘hacía más’, refiriéndose a la realización de actos sexuales”, describió la amiga en una declaración escrita.

Sala de estar similar a la del jet privado de Elon Musk, un un Gulfstream G650ER | Foto: Gulfstream Aerospace Corporation

El acuerdo en efectivo por miles de dólares entre SpaceX y la mujer anónima se celebró en el estado de California en 2018, que ese mismo año aprobó una ley que declara ilegales los acuerdos de confidencialidad en este tipo de casos. Es muy posible que la mujer aún esté sujeta a los términos de confidencialidad, pero ese no es el caso de su amiga que ha revelado la historia de forma anónima.

“Antes del incidente, ella consideraba al Sr. Musk como una persona a quien admirar”, agregó la amiga. Pero después de que él se exhibió, la tocó sin permiso y le ofreció pagarle por sexo, ella estaba llena de ansiedad”, acusó.

La víctima también le habría revelado a su amiga que después de negarse a tener relaciones sexuales con Musk comenzó a ser víctima de represalias en su trabajo. “Pensó que las cosas podrían volver a la normalidad y fingiría que nada había pasado”, contó la amiga. “Sin embargo, comenzó a sentir que estaba recibiendo algún tipo de represalia por la reducción de sus turnos y comenzó a sentirse realmente estresada”, explicó.

Insider buscó a Elon Musk para tener alguna especie de réplica pero señala que la única respuesta que obtuvo del magnate fue: “Si estuviera inclinado a involucrarme en acoso sexual, es poco probable que esta sea la primera vez en toda mi carrera de 30 años que sale a la luz”, respondió.

En Twitter, que hasta hace poco el multimillonario estaba dispuesto a comprar, subestimó las acusaciones y agregó a su nombre el clásico sufijo (gate) para referirse a su más reciente escándalo. “Finalmente, podemos usar Elongate como nombre de escándalo. Es un poco perfecto”, escribió.

***

Sigue la discusión masiva en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO