EEUU no revisará solicitudes de asilo de la Caravana Migrante

La Caravana Viacrucis Migrante, que salió desde marzo de Centroamérica, llegó por fin a la frontera con Estados Unidos. A la Garita de El Chaparral, arribaron aproximadamente 100 integrantes de este grupo, que originalmente era de 1 mil 200 personas aproximadamente.

Ahí, continuaron con su plan, que es pedir asilo humanitario en Estados Unidos ante las diferentes crisis que enfrentan sus países de origen. Sin embargo, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) estadounidense anunció que no procesarán sus solicitudes.

Kevin McAleenan, jefe de esa oficina, dijo que es imposible porque tienen mucho trabajo y, por lo tanto, no tienen la capacidad de atender esas solicitudes:

“En este momento hemos llegado a capacidad en el puerto de entrada de San Ysidro para que los agentes de CBP puedan procesar a personas adicionales sin documentación apropiada”. (Vía: Aristegui Noticias)

También, indicó que mientras se libran de todos sus pendientes, los migrantes pueden esperar en México a que, tal vez, puedan revisar, ahora sí, todas las peticiones de asilo que tienen como grupo.

La decisión que tomó, una vez llegada la caravana a la frontera, contrasta con sus dichos de la semana pasada, cuando aseguró que todos los documentos de asilo humanitario que se entregaron serían revisados de forma justa… tan justa, que ahora no lo harán.

Mientras este viacrucis terminaba su camino, Trump siguió en su discurso: cerrar las fronteras del país porque los migrantes son los malos. Ahora, también resulta anecdótico que la caravana llegara a la frontera, justo después de que Mike Pence se reuniera en Calexico para discutir la construcción del muro fronterizo que pregona Trump cada que habla de migración. (Vía: Proceso)

Las exigencias de estos migrantes centroamericanos son claras y son pocas: acusan al gobierno de Estados Unidos de las condiciones actuales de su país y, al mismo tiempo, piden que se les deje entrar no para abusar del asilo, sino como una forma de protesta ante la violencia y la desigualdad en la región.

Esta se ha hecho durante muchos años y fue solo hasta ahora que se hizo visible, en la ironía constante que es Trump, después de que este los atacara vía Twitter. Muchos se han quedado en México bajo el mismo sistema de asilo.

Quedará esperar si la CBP cumple su palabra, pues aunque no quiera, está obligada por tratados internacionales de Derechos Humanos a revisar, al menos, cada una de las peticiones.