Detuvieron al ex presidente Lula da Silva por caso Petrobras

La policía brasileña reveló en un comunicado que tenía pruebas de que Lula recibió beneficios ilícitos de un esquema de soborno de la petrolera estatal.
Lula

La policía brasileña irrumpió este viernes en el domicilio del expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, en Sao Paulo y lo llevó a declarar para investigar si cometió delitos de corrupción y de lavado de dinero en el marco del fraude a Petrobras, informaron la fiscalía y el portavoz del Instituto Lula.

“La policía federal hace hoy una operación de allanamiento e incautación (de documentos) en la casa de él, del Instituto Lula y de una serie de asesores y personas de su familia”, dijo a la AFP José Chrispiniano, asesor de prensa del expresidente y del instituto que lleva su nombre.

La policía brasileña reveló en un comunicado que tenía pruebas de que Lula recibió beneficios ilícitos de un esquema de soborno de la petrolera estatal Petróleo Brasileiro S.A.(Petrobras) en la forma de pagos y bienes raíces de lujo. “El expresidente Lula, además de ser el líder del partido, fue el responsable final de la decisión sobre quiénes serían los directores de Petrobras y fue uno de los principales beneficiarios de estos delitos”, declaró la policía en el comunicado.

Los mandatos de allanamiento y traslados para declarar “están siendo ejecutados por la policía federal para investigar posibles delitos de corrupción y lavado de dinero del esquema Petrobras practicados por el expresidente Da Silva y asociados”, dijo en un comunicado la fiscalía del estado de Paraná, que investiga el megafraude a la petrolera.

“Hay evidencias de que el expresidente recibió valores oriundos del esquema Petrobras por medio del envío y reforma de un apartamento triplex y de una finca en Atibaia, de entrega de muebles de lujo en las dos propiedades y de almacenaje de los bienes por una empresa de transporte”, sostuvo la fiscalía.

La policía informó que cerca de 200 policías federales y 30 auditores cumplen 44 mandatos judiciales (33 de búsqueda y aprehensión y 11 de conducción coercitiva) en Rio de Janeiro, Sao Paulo y Bahia, y convocó una conferencia de prensa para las 13:00 GMT. La operación realizada este viernes forma parte de la indagatoria de crímenes de corrupción y lavado de dinero vinculados al desvió más de 2,000 millones de dólares de Petrobras, y no incluye órdenes de prisión.

Estos allanamientos se produjeron un día después de un escándalo político en Brasil tras la filtración de supuestas declaraciones de un senador oficialista acusando a la presidenta Dilma Rousseff de interferir en la investigación del escándalo en Petrobras y al expresidente de estar enterado del esquema de corrupción.

Su detención podría ser el mayor evento hasta ahora en una investigación sobre presunta corrupción en Petrobras, que ha involucrado a legisladores y a algunos de los más poderosos ejecutivos de negocios de Brasil. Lula gobernó Brasil de 2003 a 2010, cuando los fiscales alegan que ocurrieron la mayoría de las irregularidades. Su detención podría afectar la reputación del líder más querido en la historia moderna de Brasil y amenaza al Gobierno de su sucesora, Dilma Rousseff.