Después de la visita de Trump, ¿cómo llega EPN a su 4to informe de gobierno?

Poca, pero existía la esperanza de que pudiera suceder algo distinto a las especulaciones que durante la mañana se hicieron sobre la invitación y visita de Trump a México. Sin embargo el candidato republicano tomó el control de la situación y dio una voltereta al discurso.

Después de la desconcertante visita de Donald Trump a México, ¿cómo será recibido mañana el cuarto informe del gobierno de EPN?

Poca, pero existía la esperanza de que pudiera suceder algo distinto a las especulaciones que durante la mañana se hicieron sobre la invitación y visita de Trump a México.  Cuando Peña Nieto comenzó a declarar que “los mexicanos merecen respeto”, algo parecido a la dignidad parecía asomarse de la boca del presidente.

Sin embargo, después de que su discurso se tornara repetitivo en torno al respeto mutuo y la importancia de que ambos países trabajaran en una relación que los beneficie por igual, ese comentario se convirtió en lo único rescatable del resto de sus palabras. Cuando el micrófono pasó al candidato republicano, éste tomó el control de la situación y dio una voltereta al discurso.

De todo esto, lo que quedó para los mexicanos fue: la imagen de un pueblo que se había sentido agraviado por comentarios que no eran más que “malos entendidos” y la certeza de que si Trump llega a la presidencia, el muro que ha propuesto desde hace meses para dividir las fronteras, será una realidad.

Con respecto de la aclaración de lo primero, el presidente de la república dijo que “nunca perdió la seguridad sobre el interés genuino de Trump por construir una relación que los lleve a dar condiciones de mayor bienestar a sus sociedades”. Siendo él, al parecer, el único mexicano que lograra entender las “loables” intenciones del candidato estadounidense.

Además de aclarar estos comentarios, otro tema importante para los mexicanos, y al parecer no tan importante para el presidente de México, quien no insistió en él, se tocó cuando Trump reiteró su propuesta sobre construir un muro en la frontera entre ambos países y quién pagaría por ello. Acerca de esto el candidato explicó: “No hablamos de quién va a pagar por el muro, eso no lo hablamos”, ya que “eso sería para una fecha posterior.” 

 

Ahora que la opinión pública sobre Peña Nieto se ha desatado en dudas e indignación, en un momento en que de por sí su popularidad era baja (aunque a él no le importe) -tan sólo 23% aprueban su gestión-, nos queda esperar a mañana para su 4to informe de gobierno, el cual tendrá un formato distinto en donde se permitirán preguntas, supuestamente abiertas. Quizá ahí pueda contestar para aclarar algo de lo que hoy sucedió, más allá de platicarnos eso de lo que, dice, se habla poco pero “cuenta mucho”.