Qué es el distanciamiento social y por qué ayuda a frenar al coronavirus

Evitar el contacto con otras personas ayuda a contener la propagación del COVID-19 y lograr la ansiada “curva plana”

Ante la emergencia del coronavirus Covid-19 algunos países han optado por cerrar sus fronteras y cancelar vuelos internacionales, otros las mantienen abiertas bajo estricta vigilancia al tiempo que piden evitar reuniones de más de 10 personas y ordenan la cancelación de eventos masivos. No obstante la diferencia en los criterios de decisión, todos coinciden en una medida tan o más poderosa que las mencionadas y que está más o menos al alcance de todos: practicar el distanciamiento social.

También te recomendamos: Contagió a más de 1,000 de coronavirus: la paciente 31 de Corea del Sur

Con cerca de 150 países afectados, 200 mil casos registrados y poco más de 8 mil fallecimientos y contando, el coronavirus Covid-19 se ha posicionado como una pandemia compleja que requiere del trabajo de autoridades y la sociedad.

En este sentido, expertos en epidemiología han insistido en que una de las medidas más efectivas para contener la propagación del virus es el “distanciamiento social”, que no es más que eludir el contacto cercano con otras personas para evitar contagiarse e infectar a otras personas.

Italianos piden al mundo no subestimar al coronavirus (Imagen: Pixabay)

¿Por qué es importante el distanciamiento social en la contención del COVID-19?

Como con otros virus, el Covid-19 se transmite de persona a persona a través del contacto cercano, secreciones como saliva o mediante gotas respiratorias que se producen cuando una persona tose o estornuda y que pueden llegar a la boca o nariz de personas saludables al respirar.

También se sabe que una persona puede contraer el Covid-19 al tocar una superficie u objeto que tenga el virus y luego se toque la boca, nariz y posiblemente los ojos, aunque cabe aclarar que no se considera que esta sea la principal forma de propagación del virus.

Debido a estos factores, el distanciamiento social es una práctica clave en la contención epidémica del coronavirus Covid-19, y la razón es simple: si estás sano y tienes pocas o nulas interacciones con personas enfermas, es poco probable que te contagies, y si estás contagiado, es menos probable que infectes a otras personas.

Hay que aclararlo: el distanciamiento social no es la solución a la pandemia del coronavirus Covid-19, sin embargo, sí es una medida que contribuye a lograr lo que los expertos llamanaplanar la curva”.

¿Qué es “aplanar la curva” y por qué es tan importante para contener al Covid-19?

Ante la rápida expansión del coronavirus Covid-19, la prioridad de autoridades sanitarias en todo el mundo es atrasar y contener la propagación del virus.

Una efectiva contención del coronavirus provoca lo que los expertos llaman “aplanar la curva”. Este fenómeno refleja una propagación moderada de casos de coronavirus en un tiempo específico.

La siguiente gráfica muestra dos curvas, una en color rojo con un pico mucho más elevado, y otra en color amarillo que luce “aplastada” (como una meseta). En la gráfica, la línea punteada representa la capacidad del sistema de salud. La curva roja, que representa una propagación acelerada, rebasa la línea punteada del sistema de salud, lo que eventualmente lleva a su colapso y la imposibilidad de atender enfermos de Covid-19 y otras enfermedades.

Los científicos piden “aplanar la curva” de contagios de COVID-19 (Imagen: Livescience)

En el caso de la pandemia de coronavirus COVID-19, Japón es un ejemplo claro de la contención del virus, pues entre el 16 de enero y el 9 de marzo solo se reportaron 480 casos, aproximadamente nueve por día. En cambio, en Italia, entre el 31 de enero y el 9 de marzo se registraron 9 mil casos, unos 230 al día. Si estas cifras se vieran en una gráfica, la curva de casos italianos sería 25 veces más pronunciada que la curva de casos en Japón. (Vía: BBC)

El distanciamiento social no es una medida nueva, se ejerció en México en 2009 durante la epidemia de influenza AH1N1 con resultados positivos y también durante la pandemia de gripe de 1918, considerada la más devastadora de la historia con entre 20 y 40 millones de fallecimientos.

Es evidente que aislarse del mundo es prácticamente imposible y que, por la naturaleza económica de la sociedad, salir a trabajar es una necesidad básica. No todos pueden aislarse del mundo un mes. Sin embargo, esta emergencia sanitaria obliga a tomar medidas drásticas tanto en lo individual como en lo colectivo.

Con información de  BBC