Caso de niña de 13 años embarazada tras violación abre debate sobre aborto en Venezuela

A pesar de que el presunto agresor fue detenido, lo liberaron antes de 48 horas por falta de pruebas
(Imagen: Twitter/@yosmary)

El caso de una niña de 13 años que resultó embarazada tras una violación y que decidió interrumpir su embarazo voluntariamente, ha abierto el debate sobre la despenalización del aborto en Venezuela. Lo anterior, porque las autoridades encarcelaron a la mujer que ayudó a la menor y dejaron libre al agresor por falta de pruebas.

Según medios locales, el hecho provocó indignación entre la población venezolana. Asimismo, generó rechazo por la detención de la profesora y activista Vanesa Rosales, quien facilitó el medicamento a la menor para que abortara y que estuvo tres meses en la cárcel. Actualmente, Rosales está bajo arresto domiciliario y espera un juicio en el que podrían condenarla a 12 años de prisión.

Acusada de ayudar a una menor a abortar

De acuerdo con el medio La Verdad Noticias, la menor de 13 años fue víctima de violación en varias ocasiones por parte de un sujeto de 52 años, quien vivía en la misma favela en el estado andino de Mérida. En alguna de esas agresiones, la menor quedó embarazada.

Cuando la menor tenía aproximadamente 12 semanas de gestación, su madre solicitó a Vanesa Rosales un medicamento para que la niña interrumpiera su embarazo. Cabe mencionar, que Rosales es una educadora dedicada desde hace muchos años al trabajo social en comunidades pobres de Venezuela.

Luego de la ingesta del medicamento, la menor tuvo un sangrado y la ingresaron en un hospital público donde posteriormente, le practicaron un legrado. Tras esto, la policía detuvo a la madre de la niña acusada de asistir un aborto, pero la liberaron 22 días después.

La niña, aun hospitalizada, fue obligada a declarar. En dicha declaración, la menor contó que Rosales le facilitó el medicamento. Este testimonio sirvió para que encarcelaran a la profesora durante 90 días y ahora esté en arresto domiciliario.

(Imagen: Isabel Mateos/Cuartoscuro)

Las autoridades señalan a Rosales por los delitos de asociación para delinquir y provocar el aborto de una mujer con su consentimiento. Esta es una de las causales señaladas en la normatividad venezolana para castigar la interrupción del embarazo. Medios locales indican que la profesora también es acusada por cobrar el suministro de la pastilla y por presuntamente tener 600 dosis de este medicamento.

Por su parte, la abogada de Rosales, Venus Faddoul, negó la acusación y aseguró que según la revisión médica, el feto “estaba condenado a morir”. Lo anterior, debido a que la menor “no tenía el útero desarrollado”.

“Vanesa tiene muchos años trabajando por los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres (…) ella nunca cobró por nada”, afirmó Faddoul.

El presunto violador fue liberado por falta de pruebas

En su momento, la madre de la menor acudió con las autoridades para denunciar la violación de su hija y el presunto agresor fue detenido. No obstante, lo pusieron en libertad en menos de 48 horas porque no pudieron demostrar la flagrancia del delito.

Un caso que provocó indignación y abrió el debate sobre el aborto en Venezuela

Además de la indignación provocada entre la población en Venezuela, el caso de la niña de 13 años que quedó embarazada tras una violación, reabrió el debate sobre el aborto en este país.

“Este es el punto de quiebre para poner a juro (a la fuerza) el tema de la despenalización en Venezuela, porque nunca lo han dejado poner por más esfuerzos que ha hecho el movimiento feminista”, aseguró Faddoul.

Publicidad