Casa Blanca condena posible despenalización de drogas en México

Para sorpresa de nadie, la Casa Blanca, a través de su Secretaria de Prensa, Sarah Huckabee Sanders, declaró no sólo que no aprueban la legalización de drogas en México propuesta por Olga Sánchez Cordero, sino que además insinuó que ‘harán todo lo posible’ para evitar la entrada de ‘más droga’ a los Estados Unidos.

Cada vez que la despenalización de la marihuana aparece en la política mexicana, no tarda en salir una reacción de los Estados Unidos: representantes, gobernadores o incluso la Casa Blanca han recriminado el debate y señalado una y otra vez ‘que no es la solución’… aunque hasta el momento 19 estados de la unión americana ya hayan legalizado en diferentes formas la marihuana.

Y, ahora que Olga Sánchez Cordero, quien muy probablemente será la Secretaria de Gobernación de López Obrador, declaró que se iniciará un debate profundo sobre la posible despenalización de la marihuana, era obvio que se prendieran las alarmas en la Casa Blanca, particularmente en una que reprueba cada cosa que haga México porque #xenofobia.

La pregunta vino de un corresponsal de un medio de ultraderecha, quien planteó una pregunta bastante tramposa: no planteó ‘nada más’ la posible despenalización de la marihuana, sino que presentó ‘la legalización de todas las drogas’ como ‘una posible vía de entrada de más drogas a los Estados Unidos’: ajá, una mentira y una falacia seguiditas.

La respuesta de Huckabee Sanders no sólo estaba en línea con la política confrontacional de su administración sino de la Guerra contra las drogas impuesta por Estados Unidos:

No apoyaríamos la legalización de todas las drogas en ningún lugar, y ciertamente no querríamos hacer nada que pudiera permitir que más drogas entraran en nuestro país” (Vía: Sin Embargo)

La pregunta del periodista es una mentira: no se busca la legalización de todas las drogas, como sería el modelo portugués, y al mismo tiempo es una falacia porque la legalización de su uso en México no facilitaría el tráfico a los Estados Unidos.

El país ya desde hace mucho produce sus propias drogas: la mayoría de la marihuana y las drogas sintéticas que se consumen en suelo estadounidense se producen en suelo estadounidense, a veces de forma legal. como es el caso de la mota en Oregon, o ilegal, como el cristal en… bueno, en todo el país. Es algo tan común que ya se ha trasladado a la cultura popular (*cof* Breaking BadWeeds *cof*). (Vía: The Independent)

En medio de la enorme crisis diplomática de Estados Unidos por las idioteces de Donald Trump, pareciera que lo único que le interesa a la Casa Blanca es seguir abriendo frentes, así, nada más por fregar.