¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Anciano llama 24 mil veces a operador telefónico y acaba en la cárcel

El hombre habría sido detenido por 'obstrucción de una actividad comercial'
Anciano va a la cárcel por llamar 24 mil veces a su operador telefónico. (Imagen: Europa Press)

Un anciano de 71 años fue llevado a la cárcel por haber llamado 24 mil veces a su compañía telefónica. El hombre se quería quejar del servicio.

Te recomendamos leer: UNAM: México será país de viejos y pobres en 2050

El pensionado, originario de Japón, habría llamado a su compañía telefónica cerca de 24 mil veces con la intensión de quejarse e insultar al personal que le atendía.

La razón: el anciano no estaba satisfecho con el servicio que le brindaba la compañía telefónica, por lo que insistió varias veces (muchísimas) para poder quejarse con quien le atendiera sobre las cosas que le disgustaban.

Anciano a la cárcel por llamar 24 mil veces a operador telefónico. (Imagen: El Español)

Akitoshi Okamoto, como se identificó el anciano, terminó siendo arrestado por la Policía de Tokio por haber ‘recargado el número gratuito de servicio al cliente’ de la operadora de la empresa telefónica.

KDDI, como se llama la empresa, denunció que recibió miles de llamadas por parte de Okamoto para levantar quejas e insultar al personal por ocho días seguidos.

Al parecer, el anciano llamaba a la compañía para ‘exigir’ que el personal lo visitara para disculparse por “haber violado su contrato”. Así lo reveló un portavoz de la Policía de Tokio.

Anciano a la cárcel por llamar 24 mil veces a operador telefónico. (Imagen: Dominio Público)

Además de esto, el hombre de 71 años también hizo miles de llamadas desde teléfonos públicos para insistir con su descontento y lanzar insultos contra los operadores de la compañía.

El hombre de 71 años ahora enfrenta cargos por ‘obstrucción de un negocio’, lo que las autoridades de Japón tomaron como una ‘interferencia’ en la capacidad de la empresa para llevar a cabo su trabajo. Por esto, el anciano enfrenta la cárcel.

¿Y qué pasa cuándo las empresas acosan al usuario?

Con información de: RT