Algunos ejemplos del peligro del supremacismo blanco en EEUU

Una lista de los atentados y masacres perpetuadas por supremacistas blancos en Estados Unidos
El supremacismo blanco es el verdadero terrorismo estadounidense

El supremacismo blanco es un problema real en Estados Unidos. A pesar de que el gobierno estadounidense tienda a culpar a migrantes y demás grupos minoritarios de los actos de terrorismo, desde el 2012, únicamente dos de los tiroteos del país han sido realizados por dichos grupos minoritarios.

Mientras tanto, los supremacistas blancos se alimentan de este discurso (que propicia el propio presidente Trump) para ejercer su “superioridad” sobre otros mediante asesinatos y matanzas sin sentido. Te presentamos una lista de algunos de los más importantes crímenes de odio y ataques terroristas realizados por supremacistas blancos.

Bombardeo de la ciudad de Oklahoma

En abril 19 de 1995, sucedió lo que antes del 11 de septiembre se consideraba como el más grande ataque terrorista del país. En ese caso no fue Al Qaeda, no fueron los musulmanes, los mexicanos, los latinos ni los afroamericanos. En ese caso fue un estadounidense blanco de 27 años.

La explosión de un edificio federal en la ciudad de Oklahoma dejó a cientos de muertos y destrozó la fachada principal del edificio. En el segundo piso estaba una guardería federal: 19 niños y niñas perdieron la vida en el atentado.

El explosivo se localizaba en un automóvil estacionado frente al edificio. Los estragos del coche-bomba se sintieron en un radio de 50 kilómetros, con más de 300 edificios afectados.  (Vía: ABC News)

Bombardeo de Oklahoma. (Imagen: History)

La explosión se considera, hasta el día de hoy, el peor acto de terrorismo nacional de Estados Unidos. El culpable fue Timothy McVeigh, un guardia de seguridad y exmilitar estadounidense. Irónicamente, 90 minutos después del atentado McVeigh fue arrestado, pero no por la matanza. Fue detenido por no tener una licencia vigente y hasta el 21 de abril se le impusieron los cargos de terrorismo. (Vía: FBI)

El atentado ocurrió dos años después de que la policía interviniera la reunión de una secta supremacista y cristiana llamada Branch Davidians. La intervención fue debido a que la secta contaba con armas de fuego sin licencia; unas 75 personas murieron en el intercambio. La intervención de Branch Davidians radicalizó más a McVeigh en su odio por el gobierno y el miedo a perder el derecho a su segunda enmienda. (Vía: History)

McVeigh fue condenado a pena de muerte y asesinado por inyección letal el 11 de junio de 2001.

Masacre en Columbine High School

Con la muerte de doce estudiantes y un maestro, este tiroteo se consideraba, en 1999, el peor que había visto Estados Unidos. Los tiradores eran dos estudiantes: Eric Harris, 18, y Dylan Klebold, 17, amigos inseparables, aficionados de la filosofía y los videojuegos. Durante la preparatoria realizaban “misiones” en las que llenaban de papel de baño casas ajenas, jugaban con pirotecnia y pintaban en las calles. (Vía: AllThat’sInteresting)

Tiroteo en la escuela Columbine. (Imagen: All That’s Interesting)

Harris llevó sus “bromas” más allá cuando empezó a amenazar de muerte a sus compañeros. Lo cumplió el 20 de abril de 1999. Además de los trece asesinados, 23 personas fueron heridas en el tiroteo. Después, tanto Harris como Klebold se suicidaron en la biblioteca de la escuela.

El vendedor de las armas fue sentenciado a seis años de prisión por venta ilegal a menores. Seis semanas antes del atentado, los jóvenes habían sido grabados practicando su técnica de disparo con latas en el parque. (Vía: CNN)

A pesar de que medios de comunicación tomaron esta situación para promover la agenda anti-bullying, restarle responsabilidad a los perpetuadores evita que se tomen acciones concretas como el control de armas.

 Masacre escolar en Chardon Ohio

En febrero 27 de 2012, T.J. Lane tomó la pistola de calibre .22 de casa de su tío y la llevó a su escuela. Disparó diez veces y mató a tres estudiantes. Hirió a otros tres, uno de los cuales está paralizado de la cadera para abajo.

Lane ni siquiera tomaba clases en esa escuela, pero su hermana sí. Ella estaba en la cafetería el día del tiroteo. Hasta el día de hoy, no existe una razón clara que explique el motivo del ataque. Lane dijo que trató de disparar directamente a la cabeza, para que la muerte fuera limpia y piadosa.

El acusado llevó una camisa blanca al día de su juicio. En ella se podía leer, en letras mayúsculas, la palabra “ASESINO”. Cuando fue sentenciado a pasar toda su vida en la cárcel, el joven de 18 años dijo “esta mano, la que apretó el gatillo, ahora se masturba en honor a sus hijos muertos. Ch*** todos“. Lane fue condenado a pasar la vida en prisión. (Vía: Daily News)

Lane haciendo una seña obscena en su juicio por asesinato. (Imagen: Daily News)

 Masacre en Isla Vista

El 23 de mayo de 2014, Elliot Rodger de 22 años, subió en su BMW y, a través de Isla Vista, disparó más de 55 veces. Mató a tres personas y logró herir a trece antes de suicidarse. La pistola que utilizó fue comprada legalmente, a pesar de que su familia había reportado que tenía problemas psicológicos.

Antes del tiroteo, Rodger subió un video a Youtube en el que explicó sus motivos. Además, publicó un ensayo autobiográfico de 137 páginas. Rodger explicó que a sus 22 años todavía era virgen y que quería vengarse de todas las mujeres que lo han rechazado y preferido a otro hombre por sobre él, especialmente a aquellos que no eran blancos.

“Hola, soy Elliot Rodger. Este es mi último video. Mañana es el día de retribución, el día en el que tendré mi venganza contra la humanidad […] Tengo 22 años y todavía soy virgen, nunca he besado a una chica. Llevo más de dos años en la universidad y todavía soy virgen. Ha sido una tortura […] No es justo, nunca he atraído a las chicas. No sé por qué, pero las castigaré por eso. Soy el hombre perfecto“. (Vía: ABC)

No sólo era misógino y racista, Rodger también formaba parte del grupo derechista que, hasta 2018, fue culpable de 43 muertes y 60 heridos. Gran parte de los hombres, menores de treinta, que siguieron a Rodger, lo citaron como fuente de inspiración.

A su vez, se cree que Rodger se guió por la filosofía Nazi. De hecho, el día del tiroteo fue el mismo día de la muerte de Heinrich Himmler, un alto mando del Tercer Reich. Después de él, y hasta el 2018, el gobierno había contado a trece supremacistas blancos en la lista de crímenes de odio. Rodger marcó la pauta de las consecuencias del supremacismo en Estados Unidos. (Vía: Los Angeles Times)

Masacre en Charleston

El 17 de junio de 2015, Dylann Roof, de 21 años, asesinó a nueve personas en una iglesia de Charleston, Carolina del Sur. El supremacista blanco fue acusado con 33 cargos, incluyendo crímenes de odio. Roof declaró que quería recomenzar la Guerra Civil y fue retratado con la bandera confederada, la misma que se utilizaba en la zona sur del país durante la Guerra de Secesión. Después del tiroteo, la bandera confederada fue finalmente retirada de la casa de gobierno, después de 50 años. (Vía: BBC)

La Iglesia Emanuel de Charleston era un templo especialmente importante para la comunidad afroamericana de la zona. Roof lo eligió específicamente para poder obtener mayor notoriedad y poder afectar a gran parte de la comunidad afroamericana. Sus motivos fueron puramente raciales. (Vía: El País)

Dylann Roof con la bandera confederada. (Imagen: BBC)

Las víctimas tenían un rango de edad de 26 a 87 años. Se encontraban en lo que debería de ser el lugar más seguro, el refugio religioso de la comunidad. Al día de hoy, Dylann Roof está esperando la pena de muerte.

Masacre en Las Vegas

El 1 de octubre de 2017, Stephen Paddock disparó desde la ventana de su hotel MGM en Las Vegas, hacia un festival de música, matando a 58 personas e hiriendo a 851. Paddock era ultra-derechista y, al igual que Timothy McVeigh (el asesino de Oklahoma), estaba motivado por teorías conspiracionales y por el miedo a perder el derecho a la segunda enmienda. (Vía: The Guardian)

A lo largo de una semana, Paddock ingresó en su cuarto de hotel con dos docenas de maletas y contenedores llenas de armas. El tiroteo en Las Vegas se considera el peor en la historia moderna de Estados Unidos. El tirador utilizó 21 armas para disparar hacia un festival musical country del artista Jason Aldean.

Paddock tenía 64 años y fue encontrado muerto en su cuarto de hotel. La policía declaró que se trató de un suicidio.

Tiroteo en Arizona

Jared Lee Loughner disparó en 2011 fuera de un supermercado en Arizona. Loughner asesinó a seis personas y dejó herida a la congresista Gabrielle Giffords, junto con otras doce personas. El asesino se declaró culpable de los 19 cargos para evitar la pena de muerte; está condenado a pasar toda la vida en la cárcel.

Loughner tenía sólo 22 años cuando disparó al evento de la congresista. Policías estadounidenses estimaron que Loughner estaba obsesionado con la congresista desde que la conoció en 2007. Ella fue gravemente herida en la cabeza, pero logró sobrevivir. (Vía: CNN)

Jared Loughner. (Imagen: CNN)

Bombas en Austin

Mark Anthony Conditt detonó varias bombas en Texas, matando a dos personas e hiriendo a otras cinco. Cuando empezó a ser sospechoso policiaco, Conditt se suicidó con otro de sus dispositivos explosivos. El asesino tenía sólo 23 años. 

Conditt colocaba sus bombas en paquetes que enviaba a distintas direcciones. Algunos paquetes explotaron en la dirección establecida, otros en la oficina central de FedEx. Durante 19 días, la población de Austin estuvo en alerta, sin saber si podrían ser el blanco de uno de los ataques.

Ya que los paquetes iban dirigidos a personas hispanas y afroamericanas, se estima que se trató de crímenes de odio. Especialmente porque todos los paquetes circulaban por la parte sur de Austin, donde vive gran parte de la población minoritaria de la ciudad. (Vía: CNN)

Asesino muere en una explosión en su auto. (Imagen: CNN)

Ataque en Charlottesville

El sábado 12 de agosto de 2017, un automóvil arremetió contra una multitud que protestaba en contra de los ultranacionalistas de Virginia. 

Ataque automovilístico en Charlottesville. (Imagen: CNN)

Todo empezó con la propuesta de remover la estatua del general Robert E. Lee, quien había luchado a favor de los Confederados en la guerra contra la esclavitud. (Vía: BBC)

Cientos de neo-nazis, nacionalistas y miembros del Ku Klux Klan estaban marchando en 2012, en una de las más grandes reuniones de supremacistas blancos que ha visto Estados Unidos. Como respuesta, se formó una marcha anti-supremacistas que fue atacada por un automóvil en movimiento.

El conductor era James Alex Fields, de 20 años. Durante el ataque, asesinó a una mujer de 32 años e hirió a varios más. Fields está destinado a pasar toda su vida en la cárcel; se considera a sí mismo un neo-nazi.

Y esos son sólo algunos ejemplos del peligro del nacionalismo blanco. Falta la matanza en Parkland (donde murieron 14 estudiantes y tres adultos), la masacre de Sandy Hook (donde murieron 20 niños y seis adultos), la balacera en el cine de Aurora, Colorado (que dejó a 12 muertos y 75 heridos), el tiroteo en la universidad de Virginia (donde murieron 32 personas), la masacre en la sinagoga de Pittsburg (que dejó a 11 muertos), el tiroteo en la escuela de Santa Fe (donde murieron 10 estudiantes) y el asesinato en Thousand Oaks (donde murieron 12 personas), por nombrar algunos.

El supremacismo blanco, junto con el fácil acceso a las armas en Estados Unidos, ha cobrado cientos de vidas en los últimos años. El verdadero terrorismo estadounidense sucede en sus propias fronteras. Aunque se le disfrace de depresión, inestabilidad mental y locura, los asesinos supremacistas no dejan de ser asesinos. 

Con información de: El País, BBC, CNN,  CNN ,NY Times, CNN,  ABC News, CNN