Internacional

Activista vs crisis climática pega su mano al asfalto en protesta, no pudo liberarse

El sujeto fue auxiliado por bomberos quienes cortaron el pedazo de concreto pegado a su extremidad.

Pegó su mano al asfalto para protestar contra la crisis climática y tuvieron que romper la ruta para salvarlo
Foto: Twitter / @wallstwolverine – El activista pegó su mano al asfalto en protesta contra el cambio climático
ANUNCIO

Un activista pegó su mano al asfalto durante una protesta por la crisis climática, pero después le fue imposible liberarse así que fue rescatado por los servicios de emergencias.

Fue este 13 de diciembre cuando se desarrolló la movilización contra los combustibles fósiles en la ciudad de Maguncia, Alemania.

Sin embargo un activista e integrante del grupo “La última generación” quedó atrapado durante la protesta en medio de una avenida debido a que utilizó exceso de pegamento.

Pegó su mano al asfalto para protestar contra la crisis climática y tuvieron que romper la ruta para salvarlo

Foto: Twitter / @wallstwolverine – El activista no logró liberarse; fue auxiliadoEntonces sus colegas que protestaban por la falta de medidas gubernamentales para hacer frente a la crisis climática, solicitaron el apoyo de las autoridades.

Las diversas corporaciones determinaron romper el concreto con un martillo industrial y así liberar las manos del joven junto con un trozo de acera.

El proceso les llevó cerca de una hora y media, provocando un denso tráfico vehicular. 

“Su mano se pegó tan fuerte a la calle que no pudimos liberarla por los medios habituales. Por eso, tuvimos que utilizar un martillo perforador”, reveló la policía alemana.

De acuerdo al portal Red Uno, el activista Raúl Semmler fue detenido por infracciones a la Ley de Reunión y daños a la propiedad.

Se argumentó que debido a su acción dejó un agujero en la vía poniendo en riesgo a vehículos y personas que transitan por la zona.

En los últimos meses en toda Europa se están desarrollando diversas protestas en contra del cambio climático.

La última ocurrió en Londres, Inglaterra, cuando activistas irrumpieron en un restaurante debido a los costos ambientales que supone consumir ciertos platillos.

***

Continúa con la conversación masiva en nuestro canal de YouTube

ANUNCIO