Human Rights Watch denuncia situación de menores migrantes… en París

Humans Right Watch publicó un informe sobre la situación de los menores migrantes que ingresan a Francia, y encontró grandes irregularidades en los protocolos aplicados, sobre todo en París, donde se les deja abandonados en las calles, en muchos casos.

Según la ONG, en las calles de París hay al menos 400 niños que viven sin protección de ningún tipo, desamparados por las autoridades francesas y la Unión Europea, por la aplicación incorrecta de protocolos, incluso por parte de la Cruz Roja.

A los menores que llegan acompañados al país europeo, a través del mar Mediterráneo, se les tienen que hacer pruebas para concluir su edad y, de esa forma, darles un estatus migratorio.

Sin embargo, se han hecho de forma irregular, haciendo que muchos de los menores sean deportados, a pesar de estar sin compañía, violando sus derechos humanos y tratados internacionales para la protección de la infancia.

Esta organización denunció en su informe, que la Cruz Roja ha reducido los exámenes, interrogatorios y pruebas para este fin a entrevistas de menos de cinco minutos que no pueden dar una certeza de tal cosa.

Así mismo, se han tomado como falsos los documentos que cargan muchas de estas personas (en su mayoría provenientes de Costa de Marfil, Afghanistan o la Guinea Ecuatorial), a pesar de que existe una legislación para que sean tomados por válidos, a menos de exista una razón fundamentada para dudas de su veracidad.

Cuando se determina que son menores, ninguna autoridad ha hecho acompañamiento de los menores, a los que tendrían que serles asegurados sus derechos a vivienda y salud, pero terminan viviendo en las calles, acogidos por comunidades de migrantes, no por las autoridades obligadas a ello.

Aunque la situación más desfavorecedora es de esos, aproximadamente, 400 niños durmiendo en las calles parisinas, el sistema de bienestar infantil de Francia acogió a más de 25.000 niños migrantes no acompañados en 2017, un aumento del 92 por ciento con respecto al año anterior.

La Unión Europea recientemente firmó un acuerdo migratorio, en el que se propuso de forma voluntaria el acoger y dar asilo a migrantes indocumentados.

Este tratado también violenta derechos humanos fundamentales, pues si no existe ese país voluntario para recibir a las embarcaciones con migrantes, y después alguno que quiera darles el asilo, estarán en refugios controlados, que no es otra cosa más que cárceles ilegales para ellos.

La situación de los niños migrantes en la frontera sur de Estados Unidos es crítica y responde a una problemática mal llevada de los dos lados de esa frontera, pero también destapó la realidad de políticas fronterizas en todo el mundo.

Con información de Humans Rights Watch