¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Mujer trans es asesinada en Guadalupe, Nuevo León

¿Cómo te sentirías si un familiar tuyo muriera con signos de tortura y los medios ni siquiera se molestaran en escribir correctamente su nombre? Grechen Alina fue asesinada por estrangulamiento en su propia casa y los medios de Monterrey ni siquiera tuvieron el respeto de poner su nombre correcto; donde debían poner ‘mujer trans’, escribieron ‘hombre’.

Grechen era famosa por sus shows, particularmente por sus imitaciones de Lorena Herrera. Sus vecinos la describen como una mujer muy responsable, capaz de despertar muy temprano en domingo, aun cuando sus espectáculos sabatinos comúnmente terminaban hasta muy tarde.

Viuda desde hacía un año, con 40 años de edad, Grechen dividía su tiempo entre su espectáculo y su familia; particularmente su madre y su sobrina. Los domingos solía salir temprano a desayunar con una vecina. Fue ella quien notó que algo había pasado, pues Grechen no respondía.

También se alarmó la madre de Grechen, pues su hija dejó de responder mensajes y llamadas. Hacia el mediodía del domingo 8 de abril, la madre de Grechen encontró el cuerpo de su hija en su dormitorio, en el domicilio ubicado en la calle Astros, en la calle Valle del Sol.

El cuerpo de Grechen Alina se encontraba desnudo; según medios locales, presentaba signos de tortura. Falleció por estrangulamiento, pero aún no se ha realizado una autopsia.

Dado el estado en que fue encontrada, no se ha descartado aún que Grechen haya sido víctima de un crimen de odio, es decir un transfeminicidio. Según reporta el sitio Desastre, Grechen sería la tercera mujer trans asesinada en las últimas semanas en el país; o, como bien apuntan, el tercer caso que llega a los medios de comunicación.

Sin embargo, su asesinato fue tratado por medios locales de forma indolente. Milenio, por ejemplo, reportó el hallazgo de un “hombre muerto”. Casi todos los medios se refirieron a ella con pronombres erróneos y un nombre equivocado.

No solo se trata de discriminación, sino de una falta de respeto hacia la víctima y sus familiares, que en el caso de las personas trans facilita enormemente la revictimización y la transfobia por parte de otros medios y del público.

 

No asesinaron a un hombre que usaba un “nombre artístico”, sino una mujer que pertenece a una comunidad específica a la que le se le niega el derecho a tener los documentos legales correctos y ser llamada por su nombre real.

 

Vale la pena recordar que Monterrey y su área conurbada ha sido en últimas fechas un sitio hostil hacia la comunidad LGBT. Recientemente les comentamos el caso de un chico que fue detenido arbitrariamente y amedrentado por policías locales solamente por llevar vestido.

Hasta el momento, la policía de Guadalupe no ha revelado más datos sobre el caso ni sobre el curso de las investigaciones.

Por E. de Gortari @edegortari