¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Feminicidios y asesinatos en la UNAM resaltan indiferencia institucional

La seguridad y justicia de estos casos han quedado sólo en promesas
Indiferencia institucional ante feminicidios universitarios. Imagen: Especial.

Los feminicidios en la comunidad universitaria es un tema que las instituciones no discuten ni resuelven, mucho menos explican. La indiferencia institucional con la que manejan estos temas hace reconsiderar la importancia que universidades como la UNAM le dan a sus alumnas y a la seguridad de las mismas dentro y fuera de sus instalaciones.

El acoso a las mujeres universitarias, la violencia y el feminicidio son asuntos a los que, desde 2002, sacuden las instituciones universitarias y pocas veces son esclarecidos.

La lista de feminicidios es larga en la UNAM, algunos medios como “La crítica” consideran que los medio sólo han dado cabida a pocos pero en realidad son muchos.

En abril 26 de 2002 en los laboratorios de la Facultad de Ingeniería, la vida de Areli Osorno Martínez fue arrebatada por Carlos Samuel García de 29 años. La víctima tenía tan sólo 27 años y a su agresor le dieron auto de formal prisión después de que el juzgado 15 de lo penal confirmó su culpabilidad.

La historia se repite el 6 de mayo del mismo año, tras la muerte de Cristel Estibalí Alvarez García, quien fue asesinada con un arma en la Facultad de Ciencias por José Manuel González Gómez de 42 años de edad, con quien se cree sostenía una relación sentimental. La PGJ dio por concluido el asunto tras encontrar el cuerpo sin vida del agresor, quien se presume escribió una nota donde decía que mató a Cristel por “celos de que estuviera con otros hombres”.

En septiembre de 2009Alí Dessiré Cuevas Castrejón fue asesinada por Osvaldo Morgan Colón, quien le había organizado una fiesta de cumpleaños en su departamento en la Colonia Centro. Se sabe que los familiares denunciaron irregularidades en la investigación, pues el agresor era hermano de un ex diputado federal. Desde 2011 el caso sigue en pausa, pues buscan reducir la condena del acusado.

La lista sigue:

Adriana Eugenia Morlett Espinosa, 2010

Alí Dessiré Cuevas Castrejón, 2009

Cécile Denise Acosta Reynaud,2012

Karen Joanna Sánchez Gochi, 2012

Anayeli Bautista Tecpa, 2014

Mirena Castillo Mendoza, 2015

Aideé Mendoza Jerónimo, 2019.

Víctimas de feminicidio dentro de la comunidad universitaria. Imagen: Especial.

El caso de la muerte de la alumna Aideé Mendoza Jerónimo en las instalaciones del CCH Oriente ha sido el más reciente y tras el lamentable hecho, los familiares de la víctima esperan que las autoridades permitan que haya justicia y no recurran a dar carpetazo al asunto o a revictimizar a la alumna como lo hicieron en 2017 con el caso de Lesvy Berlín Osorio.

Lo único que han hecho respecto a ese caso, que fue uno de los más mediáticos, fue ofrecer una disculpa pública a la madre de Lesvy tras acusar que la PGJ la revictimizó durante la investigación.

Algunos casos fueron secuestros, otros violaciones, muchos otros siguen siendo acoso que sufren día con día las mujeres universitarias y la autoridad sólo ha podido prometer seguridad y justicia pero no cumplirla. 

Tras el más reciente caso, las autoridades activaron un protocolo de feminicidio para entrevistar a seis menores de edad en compañía de sus padres para tomar declaraciones y tratar de esclarecer el caso, pero en cuanto a la seguridad dentro de las instalaciones del plantel perteneciente a la máxima casa de estudios, no hay declaraciones o protocolo alguno.

Asimismo, aunque la PGJ, el gobierno de la CDMX y la UNAM sólo se han limitado a dar detalles sencillos acerca de estos sucesos, el tema de justicia para las víctimas y sus familias sigue sin encontrar una respuesta y la duda que surge es, ¿qué significan las alumnas para estas instituciones?, ¿qué importancia tiene para el país y sus instituciones de seguridad el feminicidio?, ¿esa indiferencia institucional permanecerá ante estos lamentables hechos?.