¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Profeco: ¿cuánta cátsup es demasiada cátsup?

Profeco alerta que cátsup tiene más azúcar que extracto de tomate
Profeco advierte que cátsup tiene más azúcar que tomate

Profeco alerta por cátsup que es más azúcar que tomate. El exceso de azúcares podría aumentar el número de triglicéridos en la sangre y ser dañino.

No sé ustedes, pero yo soy una “mala mexicana”: no aguanto el chile. Me gusta pero me asusta y, básicamente, me pica. ¿Qué hago entonces? Uso cátsup. En todo. Por lo tanto, la información de la Profeco me llegó un poco de sorpresa.

También te puede interesar: Profeco anuncia carne de hamburguesa tiene soya y pellejos

Pero antes de pasar a temas tristes, hablemos un poco de la historia de la cátsup. Yo siempre pensé que su nombre significaba “sopa de gato” por la traducción del inglés. Pero resulta que la cátsup es un derivado de una salsa asiática que estaba hecha de pescado en vinagre, anchoas, nueces, champiñones y frijoles. Se llamaba ke-tsiap o kecap. 

Lo demás es historia. En 1876 Henry J. Heinz trasladó la salsa asiática (que había llegado desde China hasta Reino Unido y de ahí a Estados Unidos) a la cátsup que conocemos al día de hoy. (Vía: El Siglo de Durango)

Debido a su cualidad espesa, la cátsup ha posibilitado una buena cantidad de retos. Por ejemplo, hay un récord Guinness para quien pueda tomarse más rápido el contenido de una botella de cátsup a través de un popote. Actualmente el récord lo tiene Dinesh Shivnath, un hombre de la India que terminó en 25.37 segundos.

Y bueno, tal vez tomarse toda una botella de cátsup no sea lo más sano. Aparentemente, consumir cátsup en gran parte de nuestras comidas tampoco. Según la norma mexicana, NMX-F-346-S-1980, la salsa de tomate debería tener 44.4% mínimo de fruto de tomate, sin espesantes, conservadores o colorantes.

Sin embargo, la Profeco (Procuraduría Federal del Consumidor) alertó que las marcas Embasa, La Costeña, Heinz y Clemente Jacques están hechas con más de 40% de maíz de alta fructosa (JMAF) que, cuando se consume en exceso, puede aumentar los triglicéridos en la sangre. Embasa, de Grupo Herdez, está hecha 55% a base de JMAF, por mencionar un ejemplo. (Vía: El Financiero)

¿Con qué llenaremos el vacío ahora?