¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Mutilación Genital Femenina: Cortarse para llegar virgen al matrimonio en África

Los cuerpos de las mujeres gritan y son violentados en la clandestinidad
Mutilación Genital Femenina, una práctica que violenta la salud física, mental y emocional de las mujeres (Imagen: El País)

En varias regiones de África, un negocio todavía vigente es la mutilación genital femenina (MGF), actividad que ha intentado derrocarse en varias naciones. ¿Por qué un acto tan invasivo para el cuerpo se sigue practicando? La respuesta yace en la necesidad de llegar virgen al matrimonio.

Te recomendamos leer: ¿Por qué el 25 de Noviembre es el Día Contra la Violencia de Género?

Mutilación Genital Femenina, una práctica que violenta la salud física, mental y emocional de las mujeres (Imagen: Tek Crispy)

África encabeza la lista de continentes donde la mutilación genital femenina es común en 29 países. Sin embargo, también en países asiáticos y zonas de América del Sur se practica. Lo más usual es que se haga entre comunidades formadas por miembros de un mismo origen.

La Organización Mundial de la Salud la describe como “cualquier procedimiento que lastima los órganos genitales femeninos por razones que no son médicas”. Desde cortar parte de los labios o el clítoris, hasta perforarlos o cauterizarlos.

Entre los motivos culturales, por los que más del 90% mujeres se someten a la MGF, están el no sufrir el rechazo de sus prometidos. Castigadas por una sociedad conservadora, obedecen este capricho de los hombres por miedo a ser golpeadas e incluso lapidadas.

Lo más lamentable es que no sólo se les aplica este método a mujeres casaderas, pues tan sólo en Sudán -país africano-, la mayoría de niñas de 5 y 9 años han sido víctimas de la MGF. (Vía: OMS)

Las parteras han tomado acción de esta práctica desde la clandestinidad (Imagen: La República EC)

En el terreno de la clandestinidad, las parteras han seguido ofreciendo el servicio fuera de hospitales, para evitar una penalización.

Para BBC, una mujer sudanesa que se ofreció a compartir su experiencia después de someterse a la MGF, comentó:

“Él nunca hubiera confiado en mí si hubiera descubierto que había tenido relaciones sexuales antes de nuestro matrimonio (…) Me hubiera prohibido salir e incluso usar el teléfono”. (Vía: BBC)

Mutilación Genital Femenina, una práctica que violenta la salud física, mental y emocional de las mujeres (Imagen: telesur)

Diversos organismos internacionales se han esforzado por su derrocamiento. El 6 de febrero fue decretado como el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina por la Organización del las Naciones Unidas, con el fin de poner el tema ante el ojo público y sensibilizar sobre el daño que causa a la salud física, mental y emocional de las mujeres.

Protestantes en contra de la mutilación genital femenina (Imagen: PBS)

Entre las consecuencias inmediatas a la salud física de la práctica, la OMS destaca dolor intenso, hemorragias, inflamación de tejidos genitales, fiebre, tétanos, problemas urinarios, lesiones del tejido genital cercano a la zona mutilada, estado de choque, o la muerte. 

A largo plazo, las infecciones urinarias pueden agravarse, y existe la posibilidad de desarrollar infecciones vaginales, problemas menstruales y sexuales, así como complicaciones en el parto. 

Además de estas afectaciones, las mujeres describen esta experiencia como un evento traumático y tienen a sufrir ansiedad, depresión y baja autoestima. 

Con información de: BBC