Macacos infectados con herpes avanzan por Estados Unidos

Los monos han aparecido en zonas residenciales de Florida
(Imagen: Pixabay)

Una banda de macacos infectados con herpes B deambulan por el noreste de Florida después de escapar de un parque estatal a kilómetros de distancia, amenazando a los lugareños y al medio ambiente.

También te recomendamos: Suiza prohíbe venta de cosméticos testeados en animales

Los macacos vivían en el Parque Estatal Silver Springs en Florida, pero las criaturas, nativas del sur y sureste de Asia, escaparon del área y desde entonces han sido vistos en Jacksonville, St. Johns, St. Augustine, Palatka, Welaka, y Elkton, Florida, medios locales.

Si bien los macacos tienden a mantenerse solos, más de una cuarta parte de las 300 criaturas salvajes contadas en Silver Spring State Park portaban Herpes B, según una encuesta de 2018 realizada por National Geographic.

Si bien es extremadamente raro que el herpes B se propague de mono a humano, cuando lo hace, puede ser fatal.

Los macacos fueron llevados a Florida a finales de 1930 cuando un operador de lanchas turísticas llamado Coronel Tooey liberó a 12 de estos animales en una isla artificial como atracción turística. (Vía: New York Post)

(Imagen: Pixabay)

Los macacos terminaron nadando lejos de esa isla artificial y proliferaron a un ritmo alarmante. Sin embargo, hasta el día de hoy la mayoría se limita al parque y los bosques a lo largo del río Ocklawaha en Florida, pero algunos ahora se están presentando en áreas residenciales.

Hasta ahora, se han confirmado una docena de avistamientos de macacos en los últimos ocho meses, y los lugareños han compartido videos y fotos de los animales sentados en los céspedes delanteros y colgando de las ramas de los árboles.

Los macacos presentan una gran amenaza para el ecosistema local, y los expertos dicen que las criaturas podrían ser potencialmente peligrosas.

“Las posibles ramificaciones son realmente graves”, dijo el científico especializados en primates de la Universidad de Florida, Dr. Steve Johnson. “Un macho grande como el de ese video en Jacksonville, ese es un animal extremadamente fuerte y potencialmente peligroso”. (Vía: New York Post)

Con información de New York Post