Instaló una cámara en su zapato para fotografiar mujeres, casi pierde el pie y está en prisión

Un hombre de 32 años en Wisconsin casi pierde un pie y enfrenta un juicio por un delito grave luego de que explotara la cámara que instaló en su zapato para poder fotografiar debajo de la falda a las mujeres que se cruzaran en su camino.

Imagínate que eres un tipo que está planeando premeditadamente cometer un delito: más específicamente, una ofensa sexual. Imagínate que te crees tan el más fregón que ya preparaste tus herramientas para el crimen y… pues te explotan encima. Literalmente.

Este muchachito todo triste (por lo patético, no por que dé lástima), estaba probando su cámara secreta cuando la batería de la cámara explotó dentro de su zapato.

Alejandro (llamémosle ‘Alejandro’, porque la policía de Madison, Wisconsin, no hizo pública su identidad) fue al hospital donde fue tratado por quemaduras de segundo grado en el pie y, tras ello fue a confesarse con su tutor, un clérigo local que lo convenció de entregarse a las autoridades. (Vía: Wisconsin State Journal)

El jefe de policía de Madison lleva un blog donde se registra toda la actividad de la policía, en la entrada de Alejandro uno no puede dejar de pensar en la risa que le han de haber dado al policía escribirlo:

El sospechoso declaró que había comprado una cámara para instalarse en los zapatos con la intención de tomar fotografías por debajo de las faldas de mujeres, pero la batería explotó antes de que obtuviera algún video, hiriéndolo en el pie.” (Vía: Departamento de policía de Madison)

Y es que, de hecho, el mero intento de instalar una cámara como esa con la intención de grabar o fotografiar mujeres sin su consentimiento es un delito en Wisconsin, luego de los cambios en la legislación en el 2015. Esta ley es un tanto más dura que la que recientemente se aprobó en la CDMX:

“Quien sea que intencionalmente instale o use cualquier aparato, utensilio, gadget, mecanismo o invento para ver, transmitir o grabar  debajo de la ropa de un individuo, sus genitales, área púbica, senos o glúteos, incluso cubiertos por prendas de ropa sin el consentimiento del individuo, será culpable de un delito grave.” (Vía: Cámara de Diputados de Wisconsin)

Toda esta triste y patética historia no es más que un recordatorio: el karma es bueno, el karma es justo y el karma es sabio.