Ecce Homo 2020: Inmaculada Concepción de Murillo fue víctima de una desastrosa restauración

El resultado final fue terrible; expertos piden regulación
(Imagen: Twitter / Kikolo)

Un intento de restaurar una copia de La Inmaculada Concepción del artista barroco, Bartolomé Esteban Murillo, ha convertido su Inmaculada Concepción en una cosa deforme con labios rojos.

También te recomendamos: Ecce Homo: un año de la restauración-meme

Sin poder evitar ñas comparaciones con el fracaso viral de la restauración del Ecce Homo de Borja en 2012, este último intento de un restaurador aficionado está impulsando a expertos en España a exigir regulaciones más estrictas.

El propietario anónimo del trabajo estropeado de Murillo pagó mil 200 euros para que un restaurador de muebles lo limpiara, informó Europa Press, y se indignó cuando no uno, pero dos intentos resultaron en una desfiguración completa.

(Imagen: Twitter / Kikolo)

María Borja, vicepresidenta del capítulo de Valencia de la Asociación Profesional de Restauradores Conservadores de España, dijo al medio que, aunque algunos de estos incidentes llaman la atención debido a las redes sociales, “hay una multitud de situaciones en las que las obras son intervenido por personas sin entrenamiento … posiblemente causando un cambio irreversible.” (Vía: Europa Press)

Aunque los objetivos fundamentales de la organización incluyen un lenguaje que aboga por la preservación del patrimonio cultural, como las pinturas, no existe una especificación para que se encargue un restaurador de conservación profesional. En declaraciones a The Guardian, el ex presidente de la asociación, Fernando Carrera, que es profesor de conservación y restauración, dijo: “No creo que a este tipo, ni a estas personas, se les deba llamar restauradores … son personas que arruinan las cosas. Destruyen cosas.”

“¿Te imaginas a cualquiera a quien se le permita operar con otras personas? ¿O a alguien a quien se le permite vender medicamentos sin la licencia de un farmacéutico?” Carrera agregó, señalando que si bien entiende que los restauradores no son tan críticos para la sociedad como los médicos, “debemos centrar la atención de la sociedad en esto … esta es nuestra historia”. (Vía: The Guardian)

Con información de Europa Press