¿Te vas de voluntario? Nunca hagas esto en Tinder

Imagen: Humanitarians of Tinder

¿Qué fotos de un posible ligue esperan encontrar ustedes en Tinder? ¿Fotos en la playa, con sus mascotas, en sitios históricos? Fotos que te haga pensar que una persona es atractiva y que no el faltan dos o tres tornillos. ¿Y qué pensarías si te encuentras con esta foto?:

Imagen: Humanitarians of Tinder

¿O con esta otra?

Imagen: Humanitarians of Tinder

¿Exactamente qué te quieren decir? ¿Que son magnificas personas? ¿Que se dedican a la labor humanitaria?

Imagen: Humanitarians of Tinder

Podría parecer que son casos aislados, pero esta práctica está tan extendida que ha nutrido un vasto blog llamado Humanitarians of Tinder, un sitio que busca recopilar todas las veces en que alguien aprovechó las fotos de su viaje de ayuda humanitaria para fines románticos.

En teoría, el paisaje y la escenografía de las fotografías que se suben a Tinder buscan comunicar la versión más atractiva de una persona; ¿entonces qué buscan comunicar poniendo a chicos con los que realizaron labores de alfabetización?

Imagen: Humanitarians of Tinder

Hace unos días, una malhecha campaña publicitaria de Hersheys puso de relieve la facilidad con la que el buenondismo romantiza la pobreza, la vulnerabilidad y la marginación. En este caso específico, quienes se romantizan son los mismos fotografiados: “mírenme, qué bueno y santo soy; soy consciente y laborioso: ¡lígame!”.

Imagen: Humanitarians of Tinder

Humans of Tinder, sí, se suma a la discusión en redes sociales sobre el clasismo y el paternalismo alrededor de, por ejemplo, las campañas publicitarias que parecen usar a los que tienen menos recursos como meros accesorios. Pero esta página va mucho más lejos, pues apela al interminable juego de expectativas alrededor del coqueteo. 

Imagen: Humanitarians of Tinder

Como decía Oscar Wilde, no hay pose más chafa que la naturalidad. A la hora de las interacciones sociales, todos buscamos poner el el foco en ciertas cualidades que juzgamos mejores que otras. Como diría el sociólogo Erving Goffman,Como actuantes somos mercaderes de la Moralidad”.

Imagen: Humanitarians of Tinder

De una u otra forma, todos sin excepción nos vendemos como un producto; el asunto con los humanitarios de Tinder es que su brandeo no se limita a mostrar paisaje y esculturas, sino que convierte a personas en esculturas y paisaje.

Imagen: Humanitarians of Tinder

¿Estas fotos son una nueva versión del complejo de salvador? Sí, pero no hay que olvidar que nosotros, los simples mortales de Tinder que subimos fotos desde Coyoacán, no estamos exentos de caer en la autocomplacencia. La diferencia es que la autocomplacencia de los humanitarios de Tinder es muchísimo más evidente.

 

Imagen: Humanitarians of Tinder

Igual, hay amplios ejemplos mexicanos de esto que vimos en Humanitarians of Tinder. Hace muchos años conocimos a los frezapatistas y muchos voluntarios durante el temblor del 19 de septiembre subieron más de una foto penosa.

https://twitter.com/antonioagredano/status/1028921333890080769

Las labores humanitarias son estupendas e indispensables; los viajes por países lejanos son magníficos y gratificantes. Pero no sabemos si esta clase específica de fotos nos dan mejores chances de ligar en Tinder. 

https://twitter.com/antonioagredano/status/1028922687886950400

Si un conocido tuyo está llegando a Tinder y te da miedo que suba fotos así, siempre puedes pasarle esta nota, pero, sobre todo, puedes rolarle este video que resume un poco como podría verse: