‘Hay que pensar antes de abrir las piernas y dejarse embarazar’, diputado de Morena

La misoginia institucional afecta las legislaciones sobre los derechos de la mujer
'Hay que pensar antes de abrir las piernas y dejarse embarazar', diputado de Morena en Puebla. (Imagen:Twitter)

Cuando el diputado local del partido Morena Héctor Alonso Granados fue cuestionado por un periodista acerca de la despenalización del aborto en Puebla, dijo:’las mujeres deben pensar antes de abrir las piernas y dejarse embarazar’. Esta declaración es una muestra de la misoginia que reside en la entidad en la que aún se castiga con cárcel la interrupción del embarazo.

No es raro, pero sí indignante que no cesen los casos de misoginia institucional. Es decir, hemos escuchado comentarios agresivos por parte de políticos en cuanto al aborto, la violación y la violencia en general contra la mujer.

Es necesario entender que cada funcionario está sujeto a una idea o proyecto de Nación, por tanto, la postura que tenga en cuanto a los temas de materia pública afectan no sólo la imagen de estos actos, sino la legislación de los mismos.

Un caso muy claro es el aborto en México: sólo en la Ciudad de México (CDMX) se puede interrumpir de manera legal un embarazo dentro de las primeras 12 semanas de gestación.

En los demás estados del país se han desechado las iniciativas de ley que promueven la despenalización del aborto. Sin embargo, en diversos estados  se sigue penalizando el aborto y la única forma en que éste se permite es porque la mujer gestante haya sido víctima de una violación o que su salud corra riesgo durante el embarazo.

No obstante, han existido casos en los que se obliga a las mujeres a llevar un embarazo a termino en contra de su voluntad y a costa de su salud.

En Puebla, el aborto es considerado como un delito que se castiga con cárcel y al hablar de la despenalización, siempre hay voces conservadoras que intentan derrocar esa propuesta. La priísta Rocío García Olmedo propuso en el Congreso de Estado reducir las condenas por aborto durante las 12 primeras semanas de gestación.

En este caso la voz conservadora fue la del diputado Héctor Alonso, durante una entrevista acerca de la despenalización del aborto con el periodista Leopoldo Nava, declaró que su postura está a favor de la vida. Por tanto, no entendía por qué el gobierno debe respaldar las “decisiones inmaduras de una mujer“.

Sin embargo éste no ha sido el único comentario del diputado, ya que el 27 de mayo Rocío Olmedo propuso prohibir la publicidad sexista en Puebla para combatir una forma más de la violencia simbólica contra la mujer. Ante esta iniciativa, el diputado de Morena dijo que la suya era una “actitud mojigata”.

Más que comentarios desafortunados, se trata de posturas de vida que sí influyen en las legislaciones. Pensemos qué puede hacer una persona machista y poco instruida cuando se trata de abordar temas como la violencia contra las mujeres ya sea sexual, psicológica o institucional. ¿Por qué hay personas con esta mentalidad aprobando o rechazando leyes que cambian vidas de formas que no se imaginan.