¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Diputado homófobo y misógino de NL ataca a Morena, su ex partido

Carlos Leal, el tristemente famoso diputado que apoyó a un boxeador homófobo y pronazi, ahora se dice perseguido
Diputado homófobo de NL ataca a Morena, su ex partido

Ahora que ya renunció a Morena, el diputado homófobo y misógino de Nuevo León, Carlos Leal, ha convertido cada decisión medianamente progresiva en parte de una teoría de la conspiración tan grande que ya sólo falta tiempo para que le eche la culpa a los reptilianos.

Seguro no recuerdas quién es Carlos Leal, y está bien, porque no tiene mucho interés su carrera legislativa, pero sí su actividad en redes sociales, repleta de discurso de odio, teorías conspiracionistas y comentarios reaccionarios que sonrojarían al Frente Nacional por la Familia… pero no mucho.

El diputado presentó el pasado 28 de mayo su renuncia al grupo legislativo de Morena, luego de que el mismo partido iniciara un proceso de expulsión que quedó trunco por, entre otras cosas, la aritmética representativa en la cámara neoleonesa.

Leal cree a pie juntillas que la lucha por los derechos de todos se trata de una dictadura ideológica traducida en la frasecita “ideología de género”, que lo mismo significa la ampliación de derechos de la comunidad LGBT+ como la reducción de las inequidades que enfrentan las mujeres en nuestra sociedad machista.

Ya sea una ley que permite a las niñas elegir si usan falda o pantalón en la escuela, una ley aprobada en la CDMX hace 12 años, el éxito de una pareja gay en una telenovela o un evento organizado en una universidad privada con cuentacuentos, todo forma parte de una enorme conspiración contra “los valores y la familia” (claro: unos cuantos valores y una sola idea de familia).

La Comisión Nacional de Honestidad y Justicia ya pidió la separación de quien, hasta el momento, sigue fungiendo como vicepresidente de la Cámara local. Si este procedimiento se culmina, el diputado perdería su puesto en la Tribuna y regresaría, como un diputado independiente más, al pleno.

Por supuesto, estos señalamientos son para el diputado parte de la persecusión de la que es víctima y no se da cuenta (¿alguna vez lo hará?) del discurso de odio que impulsa y legitima desde las redes sociales.

Quizá lo único que queda es recordarle al diputado que la “ideología de género” no es lo que él cree que es, y que “buscar imponer” ideas anticientíficas y retrógradas de las relaciones humanas, la sexualidad y una infancia plena es, justamente, por lo que lucha él.