Comisión Nacional de Búsqueda de Personas tiene 20 empleados para localizar 37 mil 435 desaparecidos

La Comisión Nacional para la Búsqueda de Personas (CNBP) estrenó oficinas… en un pequeño espacio sin terminar, en el edificio que ocupa el Consejo Nacional de Población (Conapo), donde falta de todo, desde sillas hasta el café, en las que tendrán que laborar sus 20 empleados.

Este organismo tiene como objetivo rastrear el paradero de las personas declaradas como desaparecidas, que actualmente asciende a 37 mil 435 personas. Con la plantilla actual que tiene esta comisión, cada trabajador tiene el encargo de localizar a 1 mil 871 desaparecidos y desaparecidas.

Según reporta el diario Reforma, estas nuevas oficinas carecen de todo lo básico para que puedan realizar sus labores. No solo es falta de mobiliario, sino falta de instalación, que ha tenido que ser hecha por los mismos trabajadores.

La localización de un desaparecido no es solamente encontrar los cuerpos o identificar paraderos, también tiene como responsabilidad atender solicitudes de las instituciones de seguridad, integrar reportes, asesorar y canalizar a los familiares de las víctimas.

El gobierno federal contempló un presupuesto de 186 millones 354 mil 100 pesos para la creación de este organismo en noviembre de 2017. Sin embargo, el personas adscrito a este organismo denuncia que no ha recibido pagos y que, incluso, tienen que aportar de sus propios salarios para gastos tan simples como el café.

Esta carencia no es porque esos 186 millones de pesos fueron insuficientes, sino que no han tenido acceso a ellos para poder redistribuirlos dentro de la logística de sus operaciones, como la asignación de sus oficinas, que llegó siete meses después del anuncio de su creación.

La crisis de violencia en México, detonada por un enfrentamiento directo entre el Estado y la delincuencia organizada, ha dado como resultado un número inverosímil de personas desaparecidas: casi 40 mil personas de las que no se sabe si se encuentran con vida y, en caso de no estarlo, en dónde están sus cuerpos.

Esta crisis originó la creación de una comisión especializada par ala búsqueda de personas que se encuentran con este estatus. Las acciones tomadas por el gobierno no han sido suficiente y las que se están tomando no tienen una dirección concreta, como la forma de administración actual de la CNBP.

Aunque cada dependencia de gobierno y cada organismo ligado a la investigación de desaparecidos, como fiscalías, ministerios, servicios forenses, cuerpos y compañías judiciales, tienen protocolos propios, todos tienen que colaborar de forma expedita con la CNBP, pero su nula capacidad de acción, con condiciones burocráticas adversas, no permite que realicen su trabajo.

Con información de Reforma