Según investigadores de la UNAM, tomaría más de 120 años disminuir brecha salarial

El 1% de la población mexicana recibe 21% de los ingresos del país
Tomaría 120 años disminuir brecha salarial en México

Aun siguiendo la reducción de desigualdades que plantea la ONU, tomaría 120 años reducir la brecha salarial entre la población más rica y la más pobre en México, aseguran investigadores de la UNAM.

La reducción de las desigualdades es el décimo objetivo de desarrollo sostenible de la ONU. La ONU sostiene que a pesar de que la desigualdad entre países se ha reducido, ha aumentado de manera interna.

La organización busca promover la inclusión social, económica y política de todas las personas sin importar su género, raza, origen, discapacidad, religión o cualquier otra condición. Para el 2030, se espera que el 40% más pobre de la población logre aumentar sus ingresos a un nivel superior que la media nacional.

Según Sakokiko Fukunda-Parr, directora del programa de Relaciones Internacionales en The New School de Nueva York,  84 de las personas con más dinero a nivel mundial tienen tanto como 3.5 mil millones de personas. 

Del 2008 al 2017, el ingreso total de la población más rica a nivel mundial ha aumentado de 42.5% a 50.1%. El número de millonarios se ha triplicado a comparación del año 2000. Más de dos quintos de los millonarios viven en Estados Unidos, seguidos de Japón y Reino Unido.

Ante esta diferencia abismal, los más afectados son los jóvenes, quienes tienen que enfrentarse al desempleo, más estrictas hipotecas, mayor diferencia de ingreso y pensiones reducidas. (Vía: The Guardian)

¿Qué sucede en México? 

Según Leticia Merino Pérez, Coordinadora del Seminario Universitario de Sociedad, Medio Ambiente e Instituciones de la UNAM, México es la economía 14 en el mundo.

Sin embargo, México es uno de los 25 países considerados de desigualdad extrema, pues el 1% recibe 21% de los ingresos del país.

Por su parte, el 10% más rico recibe 36% del ingreso del país. 50% recibe el 20% y el 10% más pobre recibe el 1.8% (puede ser que los porcentajes sean gasto en personas o gasto total, por eso no se puede esperar una suma exacta del 100%).

El pasado colonial del país sigue arrastrando inercias sociales que afectan las estructuras económicas y políticas. Según información del 2016, 46.2% de la población mexicana es pobre y 9.5% vive en pobreza extrema. 

Imagen de Javirroyo (Vía: Cuartopoder)

Por su parte, el 49% de los adolescentes mexicanos son pobres: los jóvenes a nivel mundial son los más afectados en términos económicos.

El 17.4% de la población rural vive en pobreza extrema a comparación del 4.4% de la población urbana.

75% de los ancianos en México no tiene pensión y 54.1% de los discapacitados del país se encuentran en pobreza.

Ante la vulnerabilidad estructural del país, los objetivos de la ONU aparecen como demasiado generales. Habría que adecuarlos a la media nacional, pues aun cuando el 40% más pobre de la sociedad crezca su ingreso sobre la media nacional, tomaría más de 120 años emparejar las desigualdades estructurales. 

Esto sin contar que el ingreso de la población más rica también continúa en crecimiento, así como el aumento constante de precios. Por lo tanto, se proponen cambios transformacionales y no paulatinos como pretende la ONU.

Con información de Encuentro Agenda 2030, una aproximación desde México, y la UNAM