Primer round del TLCAN: Estados Unidos a la ofensiva ¿se trata de un ‘bluff’?

El día de ayer decíamos que la primera ronda de las renegociaciones del TLCAN iba a ser tranquila, una especie de round de lectura en donde los contrincantes iban a leerse mutuamente, para ya más entradas las negociaciones tratar de golpear en temas específicos en donde quisieran defender intereses más específicos.

Pues no, Estados Unidos y su negociador, Robert Lighthizer se lanzaron a la ofensiva desde el primer round, tratando de mostrar cierto músculo, posiblemente buscando reducir y “aflojar” a los representantes de México y Canadá desde el inicio. Esta estrategia, de hecho, tiene el sello de Donald Trump, quien siempre se ha caracterizado por buscar ponerse por encima de sus contrincantes desde el inicio de una negociación, con la finalidad de sacar ventaja desde el principio.

Dicha estrategia fue evidente cuando el representante estadounidense señaló que el acuerdo comercial le ha fallado a muchos estadounidenses. Además, de nuevo insistió en el tema del déficit comercial que tiene su país con México y Canadá, señalando que esta negociación tiene que apuntar a reducir dicha situación en la balanza comercial de su país.

Recordemos que el déficit comercial de Estados Unidos con México fue de 62 mil millones de dólares, mientras que con Canadá fue de poco más de 10 mil millones de dólares.

En ese sentido, Lighthizer señaló que esta renegociación no se trata de cambiar matices en algunos capítulos, sino en reconfigurar el acuerdo para que los desequilibrios de la balanza comercial de su país con los otros dos socios disminuyan. Asimismo, el representante de Estados Unidos hizo hincapié en los empleos que se han perdido a raíz de la instauración del TLCAN, sobre todo los relacionados a la industria manufacturera y de transformación, el representante mencionó 700 mil empleos perdidos.

El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo reviró estos señalamientos diciendo que el acuerdo comercial ha sido exitoso para los tres países. De tal manera, apuntó que las renegociaciones del tratado deben apuntar hacia el aumento del comercio y no hacia su disminución, es decir, con vistas al futuro y no al pasado: “a un ganar-ganar-ganar”, refiriéndose a los tres países.

Canadá mantuvo una postura mucho más pasiva, su representante, Chrystia Freeland, refirió a los lazos de amistad que unen a México, Estados Unidos y Canadá. De hecho, el discurso pronunciado por la ministra fue pronunciado en inglés, francés y español; sin embargo, de manera muy diplomática, Freeland dejó claro que los canadienses no están de acuerdo con los objetivos de Estados Unidos de que la renegociación trate de los déficits comerciales.

La ministra enalteció la relación comercial con Estados Unidos y señaló que Canadá es el principal destino de las exportaciones estadounidenses, dijo que solo en la primera mitad de este año las exportaciones de ese país a Canadá representaron 559 mil millones de dólares. Muy por debajo, pero en segundo lugar se encuentra México, con importaciones estadounidenses cuyo valor es de 140 mil millones de dólares. (Vía: El Financiero)

¿La estrategia de Estados Unidos podría tratarse de un bluff? Hay que tomar en cuenta que una cosa es lo que se declara públicamente y otra lo que sucede dentro de las mesas de negociación. Es muy probable que las declaraciones del representante estadounidense tengan objetivos políticos, sobre todo porque Trump ha atacado abiertamente al tratado y mucho de su electorado son personas que perdieron con el acuerdo comercial, por tanto sería incongruente que el representante estadounidense saliera a enaltecer el TLCAN.

Lo mismo sucede con el tema del déficit comercial, ya que no tocar ese tema, hubiera sido aceptar que la idea que sostiene Trump es una verdadera estupidez. Y lo es, además es muy fácil de demostrar, el TLCAN en sí mismo no tiene que ver con el déficit comercial de Estados Unidos con México y Canadá, por ejemplo, sin un tratado de libre comercio de por medio, Estados Unidos tiene un déficit comercial con China de 350 mil millones de dólares, 5 veces más que el que tiene con México. 

De tal forma, el déficit comercial se debe a la política económica de ese país, la cual privilegia el gasto sobre el ahorro. Seguramente los negociadores estadounidenses saben que el déficit solo se puede reducir si se fomenta el ahorro en el país, pero, ser funcionarios de Trump los obliga a declarar incongruencias económicas en público. 

¿Cómo reaccionó el peso en este primer round? Aunque en promedio la moneda mexicana ha acumulado ganancias durante lo que llevamos de las renegociaciones del TLCAN, específicamente ha ganado 0.20% frente al dólar.

Sin embargo, los mercados cambiaron este día, principalmente por temas relacionados a un contexto de aversión al riesgo a nivel internacional, así como por los atentados de Barcelona, esto resultó en que el peso retrocediera 9.15 centavos frente al dólar (0.52%), perdiendo más del 50% de las ganancias obtenidas el día de ayer (0.72%), el dólar se cotizó al cierre de los mercados de este lado del mundo a 17.89 pesos. (Vía: Investing)

ANUNCIO