En América Latina crecen las economías, pero también crece el desempleo

Los datos relacionados al desempeño de las economías de América Latina muestran que después de dos años de contracciones y saldos negativos, este año la región experimentará crecimiento, muy escueto, pero al final crecimiento. Sin embargo, las tendencias también apuntan aun aumento del desempleo en la región.

Según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y del Banco Interamericano de Desarrollo, el PIB de América Latina crecerá este año a un ritmo de 1.1%, solo en el primer trimestre del año, la economía regional creció 17%. Esto se explica, en primer lugar, por la recuperación de la economía global, lo cual ha dinamizado el comercio; asimismo, el aumento de los precios internacionales de algunas materias primas también han contribuido al crecimiento económico regional.

En el caso de México, el crecimiento económico se encuentra por encima del promedio nacional, tenemos que las estimaciones apuntan para este año un crecimiento del PIB que oscila entre el 1.5 y el 2.5%. Solo en el primer trimestre del año nuestro sistema económico se expandió 2.7%, superando las expectativas de 2.5% que tenían las principales instituciones financieras. (Vía: El Economista)

Estas cifras, sin embargo, no deben ser tomadas con mucho optimismo, ya que este crecimiento será acompañado de un aumento de los índices de desempleo en la región. Se estima que 23 millones de personas en América Latina van a buscar trabajo sin encontrarlo, específicamente se proyecta que la tasa de desempleo pase de 8.4 a 9.4% este año.

La tasa de desempleo en México se encuentra muy por debajo del promedio de América Latina, la última actualización de la Encuesta de Ocupación y Empleo publicada por el INEGI muestra que en el primer semestre de 2017 el indicador se encuentra en 3.5%, esto significa que alrededor de 1.9 millones de personas no tienen empleo en el país. Dicha tasa se ha mantenido prácticamente inamovible en lo que va del año, lo cual indica que si bien no peligra el empleo existente, tampoco se han logrado generar nuevos.

¿Pero por qué el crecimiento de la economía no se traduce en un crecimiento del empleo? La respuesta parecería compleja pero es todo lo contrario: el desempleo crece porque no disminuye el empleo informal en la región. Para darnos idea de la magnitud de este problema, un total de 134 millones de latinoamericanos se encuentran insertos en la informalidad, esta cifra representa la mitad de la fuerza laboral de la región.

El peor país en ese rubro es Honduras, en donde 9 de cada 10 personas ocupadas se encuentran en un empleo informal. En México, la tasa de informalidad en el segundo trimestre de 2017 llegó al 56.7%, es decir, más de la mitad de las personas ocupadas en el país se encuentra en un empleo informal.

En ese sentido, el lastre para la economía de la región es la informalidad, podríamos decir que ese es el principal freno para el desarrollo. Si no se busca reducir la informalidad, seguirán los índices de crecimiento escueto contrastados con tasas altas de desempleo. (Vía: BBC)