¿Cuánto dinero debe el mundo? ¿Debe preocuparnos?

Sí, por más extraño que parezca se puede calcular la deuda del mundo. Esto significa que es posible establecer cuánto dinero se debe a sí mismo el sistema económico global. Dichos cálculos no solo toman en cuenta las obligaciones monetarias generadas por el sector financiero o por las economías nacionales en su conjunto, sino que también se contempla aquella deuda contraída por entidades particulares como gobiernos, empresas y hogares. Desde lo que me metiste a la tarjeta hasta los préstamos que recibe Estados Unidos, todo esa deuda se puede poner en un solo número.

Por más paradójico que suene, la economía se debe dinero a sí misma en el futuro, esto quiere decir que el sistema opera a partir de especulaciones y proyecciones a futuro que dan liquidez y prevén la capacidad de pago a partir de cálculos de crecimiento futuro, tal como sucede en cualquier economía particular o en cualquier crédito; por supuesto, el riesgo de un cisne negro siempre se encuentra latente.

deuda global

Los datos del Instituto de Finanzas Internacionales muestran que la deuda global del primer trimestre de esta año fue de 247 billones de dólares, lo cual representa un aumento de 8 billones de dólares respecto al trimestre anterior.

Dicha institución ha señalado que la deuda global se ha incrementado de manera acelerada desde 2016, llegando a una proporción de 318% respecto del PIB global; esto quiere decir, que debemos más que lo que producimos. El mundo entero necesitaría reunir el triple de lo que produce actualmente en un año para poder pagar esa deuda.

Del total de la deuda, el 75%, equivalente a 186 billones de dólares corresponde a deuda del sector no financiero, es decir, de empresas, gobiernos y hogares, mientras que el 25% restante, que equivale a 61 billones de dólares corresponde al sector financiero, sin embargo es este sector el que se ha endeudado de manera más acelerada.

Deuda Global PIB

¿Debe preocuparnos este endeudamiento? En realidad no hay de que preocuparse, ya que la deuda opera básicamente igual que un crédito, en donde el riesgo es menor siempre y cuando se tenga capacidad de pagar en un futuro, no hay que dejar de lado que siempre existen contingencias, pero, en este caso el nivel de endeudamiento no está fuera de control, solo recordemos que las economías desarrolladas operan con niveles de endeudamiento de más del 100% de su PIB, sin que eso implique un riesgo mayor para sus economías; en ese sentido el objetivo no es pagar la deuda, sino utilizarla como palanca de desarrollo económico.

Finalmente, el Instituto de Finanzas Internacionales ha dicho que el crecimiento acelerado de la deuda global ha sido causada principalmente por el incremento de las tasas de interés en Estados Unidos, lo que ha generado una tendencia alcista en las tasas de las principales economías desarrolladas y emergentes. Esto impacta, debido a que se encarecen los intereses y el dinero mismo, ya que este tipo de medidas dirigen la política monetaria hacia el ahorro y no hacia el consumo. (Vía: El Financiero)

 

 

 

 

 

Por: Redacción PA.