Layda Sansores cargó al Senado 700 mil pesos en gastos personales

La senadora con licencia y candidata a la alcaldía de Álvaro Obregón, Layda Sansores, facturó a nombre del Senado de la República gastos personales que ascienden a 700 mil pesos entre 2016 y 2017.

Layda Sansores sale de El Palacio de Hierro de Polanco. Foto: @ubaylagos

De acuerdo con un reportaje de En Punto, de Noticieros Televisa, los cargos incluyen tinte (rojo, presumiblemente), desodorante, pasta de dientes, ropa, almohadas, sábanas, un refigerador, una estufa, una licuadora, despensa del súper y hasta una muñeca Truly Me con todo y accesorios en más de 4 mil pesos.

También te puede interesar: Senado gasta 27 millones anuales en galletas

La Senadora adquirió, además, un vestido diseñado por Carmen Rión con los rostros de los 43 normalistas de Ayotzinapa de 7 mil 500 pesos, además de una mascada de 6 mil 500, un saco de 9 mil y un reboso de mil 650.

El 30 de noviembre pasado, poco antes de las fiestas, gastó 6 mil 610 pesos en 12 kilos de bacalao noruego y dos kilos de jamón serrano.

Además, según la solicitud de información con la que se obtuvieron copias de las facturas, los gastos en maquillaje, joyería, ropa, bolsas y juguetes ascienden a 56 mil 274 pesos.

Otros 288 mil 476 pesos se facturaron por la compra de almohadas, juegos de sábanas, cobertores, cortinas, toallas, vajillas, cubiertos, tazas, platos, un refrigerador, una estufa, un tostador, una plancha, una licuadora, colchones, una cafetera, sartenes, sillas, un comedor, portarretratos, aires acondicionados, varios ventiladores y macetas.

En octubre de 2016, Sansores adquirió una cafetera de 32 mil 939 pesos y una licuadora de casi 15 mil pesos.

De acuerdo con el reportaje de Noticieros Televisa, un Senador percibe un sueldo mensual de 223 mil pesos junto con un extra de servicios generales de, aproximadamente, 150 mil a 232 mil pesos.

Sansores escribió esta tarde a Denisse Maerker para solicitar su derecho de réplica ante lo que ella ha calificado como difamación. Además publicó una carta en la que niega los señalamientos: