FGR giró 11 órdenes de aprehensión contra ex funcionarios y más por Estafa Maestra

Una de estas es contra Rosario Robles, quien ya lleva en la cárcel desde el año pasado

La Fiscalía General de la República (FGR) giró once órdenes de aprehensión contra ex funcionarios federales, un ex rector y supuestos accionistas de empresas fantasmas. Así lo informó Animal Político. Estas órdenes son parte de la investigación por la llamada Estafa Maestra.

Una de estas órdenes son contra Rosario Robles, ex titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) –ahora Secretaría del Bienestar– y la Secretaría Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu). Estas, informó el medio, no se han ejecutado pee a que Robles está presa.

Otra orden es contra Simón Pedro de León Mojarro. Él era coordinador de delegaciones estatales de la Sedesol. Actualmente está prófugo.

Luis Antonio “N”, presunto accionista de una empresa fantasma también cuenta con orden de aprehensión. Él ya fue detenido y está en el Cefereso del Altiplano, Estado de México. Además, María de la Luz “N”, ex directora General Adjunta de Integración de Padrones de Sedesol, también cuenta con orden de captura por su presunto papel en la Estafa Maestra. Ella se encuentra recluida en el Cefereso 16 Femenil de Morelos, apuntó Animal Político. Próximamente se definirá su situación jurídica.

De las demás órdenes que se giraron, quedan varias por cumplir. Entre estas están las de Jesús Alejandro Vera Jiménez, ex rector de la Universidad de Morelos. Previamente fue vinculado a proceso por peculado en otro caso dentro de la entidad.

Animal Político destacó que entre estas órdenes hay ninguna contra Emilio Zebadúa. Él fue oficial Mayor de la Sedesol y Sedatu. Tampoco se cnsidera a sus hermanos, quienes presuntamente fueron beneficiarios de la Estafa Maestra. Esto se debe a que Zebadúa inició negociaciones con la FGR para colaborar con las autoridades.

La Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) tiene la hipótesis de que la Sedesol y la Sedatu participaron en un esquema de presuntos desvíos de recursos públicos a través de otros organismos y universidades. El dinero fue desviado con el objetivo de ser ocultos.

Publicidad