‘No hay igualdad en México’: Conapred

En México no hay igualdad. Eso es lo que revelan los resultados de la Encuesta Nacional sobre Discriminación 2017 (ENADIS), presentados por el INEGI, Conapred, CNDH, UNAM y Conacyt: en el último año, una de cada cinco personas de 18 años o más ha sido discriminada en nuestro país.

No hay igualdad en México. No la hay para las mujeres, y menos para las mujeres que además son trans o para las mujeres mayores. No hay igualdad para los jóvenes, y menos para los jóvenes que además son indígenas“, señala Alexandra Haas, directora de Conapred. “No hay igualdad para quien vive una discapacidad y menos si esa persona es gay o es lesbiana. No hay igualdad para una persona nacida en el extranjero, y menos si esa persona pertenece a un grupo religioso no mayoritario“.

De acuerdo con la ENADIS, el 20.2% de la población de 18 años o más declaró haber sido discriminada en el último año por alguna característica o condición personal como tono de piel, manera de hablar, peso o estatura, forma de vestir o arreglo personal, clase social, lugar donde vive, creencias religiosas, sexo, edad y orientación sexual.

“Gracias a la ENADIS tenemos, por primera vez, evidencia empírica de cómo la discriminación se agudiza cuando se acumulan las características o identidades de grupos que han sido históricamente discriminados”, señaló Haas.

En México, una de cada cinco personas va a la universidad y solo tres de cada 100 mujeres hablantes de lengua indígena que viven en zonas rurales alcanzan ese grado. Una de cada cuatro mujeres reporta que se le ha negado alguno de sus derechos y la cifra aumenta casi al doble cuando se trata de mujeres indígenas trabajadoras del hogar.

Una de las cifras donde se genera mayor contraste es la discriminación por sexo, donde para la mujer esta cifra representa casi un 30% de dicha población discriminada, en contraste con el varón que es del 5.4%“, señaló el Director General de Estadísticas Sociodemográficas, Edgar Vielma.

Finalmente, el estudio revela la relación entre tono de piel y escolaridad y ocupación, que desmiente la creencia popular de que en México no hay racismo: “Los temas de tono de piel son brutales en la encuesta”, dijo Alexandra Haas. Revelan un racismo arraigado profundo que, además, está en las estructuras económicas de la sociedad”.