Así es el primer útero artificial que salvaría millones de vidas de bebés prematuros

Investigadores de una universidad de Holanda desarrollan un útero artificial para salvar la vida de bebés prematuros.
(Imagen: BBC)

Los investigadores de la Universidad Tecnológica de Eindhoven en los Holanda han recibido una subvención de 2.6  millones de libras esterlinas para trabajar en el desarrollo de un prototipo de útero artificial que podría usarse en clínicas. Los úteros artificiales podrían ayudar a reducir las complicaciones e incluso salvar la vida de un bebé prematuro al actuar como un útero de reemplazo que podría permitirle al feto completar el período completo de gestación.

También te recomendamos: La historia de George Papanicolaou, el creador de la prueba que salva a miles de mujeres al año

El útero artificial simularía las condiciones naturalmente presentes dentro de un útero femenino, utilizando una placenta falsa que está conectada al cordón umbilical del feto.

En la actualidad, alrededor de un millón de bebés en todo el mundo mueren a causa de un parto prematuro (vía: The Guardian). Incluso los que logran sobrevivir, enfrentan una vida con complicaciones de salud o  discapacidades, tanto físicas como intelectuales.

Según los datos recopilados por Tommy’s, una organización sin fines de lucro con sede en el Gran Bretaña que financia la investigación prenatal y neonatal, los bebés nacidos a las 22 semanas de gestación tienen solo un 10% de posibilidades de sobrevivir. Sin embargo, con 24 semanas las posibilidades de supervivencia se disparan hasta un 16%.

(Imagen: BBC)

Los úteros artificiales externos podrían ser extremadamente útiles en tales casos, ya que podrían proporcionar condiciones naturales casi perfectas, similares a las del útero, y permitir que un feto o bebé prematuro obtenga oxígeno y nutrientes adecuados a través del cordón umbilical. A diferencia de los métodos de incubación actuales que entregan oxígeno y nutrientes directamente a los órganos, como los pulmones, que pueden no tener la capacidad total para manejar el tratamiento, el sistema más nuevo permitiría a los fetos desarrollar sus órganos en condiciones naturales.

Si bien la implicación de los úteros artificiales en términos de atención prenatal podría ser milagrosa, los críticos ya han despertado la alarma sobre lo que esto podría significar para los derechos de las mujeres. Algunos incluso temen que eliminar la necesidad de cuerpos de mujeres del proceso reproductivo podría llevar a que las mujeres se vuelvan obsoletas. También afectaría los derechos de aborto y el movimiento global de mujeres para reclamar el control sobre sus cuerpos.

Los avances en la ectogénesis también podrían abrir un campo minado de complicaciones políticas y éticas. Si bien la ciencia médica aún está muy lejos de cultivar completamente bebés a partir probetas, la posibilidad plantea preocupaciones sobre los derechos reproductivos y la ingeniería genética.

Publicidad